TEMARIOS










TEMARIO ESPECÍFICO CIENCIAS SOCIALES Y DEL TRABAJO. C.S.F. JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMA 4: FONDOS PARA LA FINANCIACIÓN DE LAS POLÍTICAS DE EMPLEO.


TEMA 4: FONDOS PARA LA FINANCIACIÓN 
DE LAS POLÍTICAS DE EMPLEO.



I. LOS FONDOS ESTRUCTURALES: OBJETIVOS
II. EL FONDO SOCIAL EUROPEO: ÁMBITOS DE APLICACIÓN Y ACTIVIDADES SUBVENCIONABLES. LA UNIÓN ADMINISTRATIVA DEL FONDO SOCIAL EUROPEO (UAFSE): FUNCIONES.

I. LOS FONDOS ESTRUCTURALES: OBJETIVOS.

El apoyo del FSE a la estrategia europea de empleo.

Esta Comunicación concilia las prioridades del Fondo Social Europeo (FSE), instrumento financiero de la cohesión regional, con las de la estrategia europea de empleo (EEE). Asimismo, explica la manera en que este instrumento financiero respalda los cuatro objetivos principales para mejorar la situación del mercado laboral en la Unión Europea y apoya los compromisos contraídos por los Estados miembros en sus planes nacionales de acción para el empleo.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones, de 16 de enero de 2001, sobre el apoyo prestado por el Fondo Social Europeo a la estrategia europea de empleo [COM (2001) 16 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

1. El Reglamento (CE) nº 1784/1999 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de julio de 1999, redefinió las prioridades del FSE propuestas en la Agenda 2000 y desarrolló los programas del FSE para el período comprendido entre 2000 y 2006. Esta Comunicación explica cómo deben integrarse estas prioridades en los objetivos de la Estrategia europea de empleo ( EEE ).

2. En la Comunicación se amplia la acción del FSE, que deja de ser un programa de formación para convertirse en una herramienta estratégica que prevé una amplia gama de medidas para invertir en los recursos humanos, que se reconocen como un motor esencial del crecimiento económico. El FSE tiene como objetivo coordinar las políticas nacionales relativas al mercado de trabajo a fin de aumentar su eficacia haciendo hincapié en la creación de empleo. En los programas se da prioridad a las acciones preventivas, la igualdad de oportunidades, la inclusión social y el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).
En el marco de la Estrategia europea de empleo (EEE), el FSE recibirá 60000 millones de euros para el período comprendido entre 2000 y 2006.

3. La Estrategia europea de empleo se centra en cuatro ámbitos fundamentales: empleabilidad, espíritu de empresa, adaptabilidad e igualdad de oportunidades. En el marco de los objetivos 1 y 3 , el apoyo del FSE a estos ámbitos se concretará de la manera siguiente:

• Empleabilidad: alrededor de un 60 % del presupuesto del Fondo Social Europeo (34000 millones de euros) se dedicará a la mejora de la empleabilidad en la Unión Europea. Un tercio de esta cantidad, cerca de 11000 millones de euros, se reserva a la lucha contra la exclusión social.

• Espíritu de empresa: al fomento del espíritu de empresa destinará el FSE 8000 millones de euros, para proporcionar el impulso esencial a la puesta en marcha de nuevas empresas y a la creación de empleo en el sector de los servicios.

• Adaptabilidad: se invertirán cerca de 11 000 millones de euros en la adaptabilidad de la mano de obra europea, centrándose sobre todo en el desarrollo del aprendizaje permanente, el uso de las TIC y las actividades orientadas a las PYME.

• Igualdad de oportunidades: puesto que la igualdad de oportunidades está integrada en todos los aspectos de la EEE, no es posible ofrecer una cifra precisa de la inversión en este ámbito. No obstante, el presupuesto para acciones específicas asciende a unos 4000 millones de euros.

4. Para facilitar la flexibilidad con respecto a las prioridades nacionales, el reparto de fondos entre los cuatro pilares muestra variaciones significativas de un Estado miembro a otro.

5. Asimismo, la Comunicación muestra cómo el FSE financia los planes nacionales de acción (PNA), con el fin de ofrecer un trampolín al mercado de trabajo, y no simplemente una red de seguridad, y complementar las políticas nacionales de igualdad de oportunidades.

6. La participación de los países candidatos en la EEE es una prioridad de primer orden. Se trata de establecer los ámbitos prioritarios en los que se debe progresar y mostrar la manera en que el programa Phare puede proporcionar apoyo financiero. Este programa financia proyectos en el ámbito del empleo y de la mejora de los recursos humanos a través de su principal sección « Desarrollo institucional » y de la sección específica dedicada a la «cohesión económica y social» ( EN ). El programa preparatorio especial para los Fondos Estructurales dota a los países candidatos de los medios para gestionar eficazmente los Fondos Estructurales.

7. La Comisión mejora también la puesta en marcha de cada programa a través de un seguimiento y una evaluación adaptados, así como de una mayor atención a las dimensiones regional y local de su ejecución. Se trata también de coordinar las inversiones del FSE y de otros fondos estructurales y consultar a los interlocutores sociales, las ONG y otras partes interesadas.

8. Para obtener las cifras relativas al gasto del FSE entre 2000 y 2006 y las fichas de cada país, consúltense los anexos de esta Comunicación. La Comunicación recoge también las acciones realizadas entre 1994 y 1999, así como los compromisos del FSE entre 2000 y 2006.

La publicación de la Dirección General de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades titulada «El Fondo Social Europeo en acción 2000-2006» ( EN ) (pdf) presenta los «proyectos realizados con éxito» financiados por el FSE en los ámbitos de las medidas activas del mercado de trabajo, la inclusión social, la educación y la formación permanentes, la adaptabilidad y la participación de las mujeres.

1. Introducción

Puesto que la inversión en recursos humanos se reconoce como un motor esencial del crecimiento económico, la presente Comunicación se centra en la principal herramienta financiera que posee la Unión Europea para desarrollar esos recursos: el Fondo Social Europeo (FSE). Ya desde su creación, el FSE ha ido cambiando de acuerdo con los nuevos retos que se le han ido planteando; en efecto, las nuevas formas de organización del trabajo, las nuevas necesidades en cuanto a las capacidades de los trabajadores y las nuevas tecnologías exigen una nueva respuesta del FSE. A pesar de que los niveles de empleo aumentan y de que las condiciones macroeconómicas son favorables, el desempleo y la bajas tasas de empleo de algunos Estados miembros siguen constituyendo una amenaza para la cohesión económica y social en Europa. Los nuevos programas para el periodo 2000-2006 ofrecerán a los Estados miembros un apoyo financiero comunitario importante para diseñar y aplicar sus políticas de empleo. En el marco de la Estrategia Europea de Empleo [1], y durante los próximos siete años, se dedicarán a través del FSE unos 60000 millones de euros de los fondos de la Unión Europea [2] a las siguientes tareas:

[1] Es importante también reconocer el valioso apoyo que ofrecen otros Fondos Estructurales a la Estrategia Europea de Empleo.

[2] El FSE aporta 57000 millones de euros dentro de los objetivos 1 y 3.
* aumentar la cohesión económica y social [3] en toda la Unión Europea;

[3] El FSE es uno de los cuatro Fondos Estructurales de la Unión Europea. Todos ellos se dedican a aumentar la cohesión económica y social. Véase el anexo 1.
* promover la creación de empleo y la competitividad en toda la Unión Europea mediante la inversión en la mejora de las capacidades;
* satisfacer las necesidades de desarrollo del mercado de trabajo propias de las regiones atrasadas con respecto al resto de la Unión Europea [4];

[4] El FSE proporciona casi un cuarto de la inversión de los Fondos Estructurales en las regiones del objetivo 1 (véase el anexo 2).
* apoyar los compromisos contraídos en el Consejo Europeo de Lisboa para promover una economía dinámica basada en el conocimiento;
* proporcionar la necesaria inversión en recursos humanos y en infraestructuras de formación como complemento a la creación e introducción de nuevas tecnologías;
* velar porque todo el mundo tenga las mismas oportunidades de participar en los beneficios del crecimiento económico;
* eliminar las diferencias entre hombres y mujeres por lo que respecta al empleo.

Esta Comunicación se centra en el papel que el FSE desempeña dentro de los objetivos 1 y 3 de los Fondos Estructurales en apoyo de la Estrategia Europea de Empleo. Su contribución a través del objetivo 2 será también muy importante para promover esta Estrategia en las regiones que están adaptándose al cambio industrial. Las negociaciones sobre el objetivo 2 están en marcha, y hasta que no terminen no podrán proporcionarse detalles acerca de la naturaleza del apoyo brindado por el FSE. Sin embargo, la Comisión promueve activamente la relación entre los planes del objetivo 2 y la estrategia de empleo más en general, para asegurarse de que todos los programas persiguen el objetivo común de que existan más y mejores puestos de trabajo.


2. Papel del Fondo Social Europeo en el apoyo a la Estrategia Europea de Empleo

En el Consejo Europeo de Amsterdam celebrado en junio de 1997, los Estados miembros acordaron incluir en el Tratado un título nuevo dedicado al empleo para asociar mejor la política de empleo y la política económica. Al tiempo que confirmaba que el diseño y la puesta en marcha de las políticas de empleo es primariamente competencia de los Estados miembros, el Tratado proporcionaba el fundamento jurídico para un marco más estratégico de coordinación de esas políticas en la Unión Europea.

El Consejo Europeo celebrado en noviembre de ese mismo año en Luxemburgo dio inicio a lo que se conoce como la Estrategia Europea de Empleo, o el proceso de Luxemburgo. Los Jefes de Estado y de Gobierno acordaron un marco de acción basado en el compromiso de los Estados miembros para establecer un conjunto de objetivos comunes de la política de empleo en torno a cuatro pilares: empleabilidad, espíritu de empresa, adaptabilidad e igualdad de oportunidades, que constituyen la piedra angular de la actividad del FSE.

Uno de los principios que rigen la Estrategia Europea de Empleo es convertir las medidas pasivas en políticas activas del mercado de trabajo. El FSE anima y apoya a los Estados miembros para que hagan más activas sus políticas. En toda la Unión Europea, se estima que el FSE satisface un 8 % del gasto en políticas activas del mercado de trabajo. Los esfuerzos combinados a nivel nacional y comunitario son una inversión importante en el futuro de Europa.

Merced a los preparativos para la ampliación de la Unión Europea, la Estrategia Europea de Empleo amplía su ámbito de influencia hacia el Este. En las asociaciones de adhesión, la participación de los países candidatos en la Estrategia es una prioridad de primer orden. En estas asociaciones se establecen los ámbitos en los que debe progresar cada país candidato y se esboza la manera en que el programa Phare apoyará los preparativos para la adhesión. Este programa financia proyectos en el ámbito del empleo y de la mejora de los recursos humanos a través de su principal sección de «desarrollo institucional» y de una sección específica dedicada a la «cohesión económica y social». Varios proyectos se ocupan concretamente de los preparativos para una futura participación en el FSE. También es muy importante en este contexto el programa preparatorio especial para los Fondos Estructurales. El principal objetivo de este programa es hacer que los PECO tengan capacidad para gestionar eficazmente los Fondos Estructurales en apoyo de la Estrategia Europea de Empleo, una vez tengan acceso a ellos tras la adhesión.
Chipre, Malta y Turquía no pueden beneficiarse de las subvenciones Phare.
Puesto en marcha dentro de Phare en el periodo 1998-2000.


3. Apoyo a los cuatro pilares de la Estrategia Europea de Empleo

El reparto de fondos entre cada uno de los cuatro pilares de la Estrategia Europea de Empleo presenta variaciones significativas de unos Estados miembros a otros, lo que refleja la flexibilidad con que se financian las prioridades nacionales específicas. La escala del FSE y la naturaleza de los problemas del mercado de trabajo de cada Estado miembro influyen en el contenido de los programas y en el reparto de la financiación entre los cuatro pilares de la Estrategia Europea de Empleo. Lo que se pretende es centrar el apoyo allí donde será más efectivo en relación tanto con las necesidades del mercado de trabajo como con el nivel de financiación existente para unas actividades en particular.

Estas cifras constituyen cálculos aproximativos basados en los análisis internos de la DG Empleo y Asuntos Sociales. Al final de esta Comunicación se presentan fichas nacionales con algunas estadísticas básicas sobre el FSE y la Estrategia Europea de Empleo en cada uno de los Estados miembros.

3.1 Empleabilidad

En términos económicos, el de la empleabilidad es el pilar clave del FSE. Representa cerca de un 60 % de todos los recursos del FSE, es decir, unos 34000 millones de euros. En general, el fomento de la empleabilidad recibe una proporción menor de fondos en los programas que se desarrollan en las regiones económicamente más atrasadas de la Unión Europea (objetivo 1) que en los programas que se ocupan del desarrollo de los recursos humanos en el resto de la Unión Europea (objetivo 3).

En sintonía con las directrices de empleo, existe una clara tendencia hacia acciones más preventivas [11] en programas individuales. En algunos Estados miembros, las acciones preventivas constituirán cerca de la mitad del apoyo del FSE a las políticas activas del mercado de trabajo en el objetivo 3 (Dinamarca y los Países Bajos). Sin embargo, en las zonas con un desempleo de larga duración relativamente elevado, siguen destinándose muchos recursos a reducir el número de desempleados (España y los Estados federados de Alemania del Este).

Las acciones preventivas tienen como objetivo determinar qué personas se ven más amenazadas por el desempleo de larga duración y ofrecerles ayuda anticipada.

Durante los próximos siete años, el FSE aportará unos 9000 millones de euros para promover la integración social en los Estados miembros, fomentando un acceso más amplio a las oportunidades de aprendizaje y de empleo. El desempleo es la principal causa de pobreza y exclusión. En los programas del FSE se reconoce que las políticas que hacen del individuo el centro de la actividad dedicada al mercado de trabajo tienen mejores perspectivas de éxito, pues se basan en las necesidades y las aspiraciones de cada persona. Este es el principio en que se fundamenta una gran parte del diseño propuesto para la actividad del FSE, cuya eficacia mejorará al hacer frente a algunos de los problemas de la exclusión social más arraigados en Europa.

Varias de las prioridades de los planes del FSE guardan relación con el aprendizaje permanente. El FSE dedicará al menos 12000 millones de euros al desarrollo del aprendizaje permanente durante los próximos siete años. Para algunos Estados miembros, el FSE no sólo complementa los esfuerzos nacionales en este ámbito, sino que constituye el principal motor del desarrollo de una estrategia de aprendizaje permanente (Portugal, Austria). El gasto propuesto en aprendizaje permanente refleja a grandes rasgos el grado de rendimiento educativo alcanzado en los Estados miembros; el FSE dedica una proporción mayor de sus recursos al aprendizaje permanente en los países donde este grado es menor.

Podría decirse que la mayor parte del apoyo que ofrece el FSE está relacionado con el fomento del aprendizaje permanente. La cifra indicada es un cálculo moderado de ese apoyo, basado en el gasto propuesto para la política específica del FSE sobre el aprendizaje permanente.

Los nuevos programas ya no se limitan simplemente a ofrecer cursos de formación, sino que se plantean crear un marco más apropiado para el desarrollo de las capacidades, validar y reconocer más sistemáticamente las cualificaciones y las capacidades y aumentar la calidad de los servicios de educación y formación, haciéndolos más acordes con los conocimientos necesarios en los lugares de trabajo. En otras palabras, contribuyen a aplicar un enfoque coherente para crear una cultura del aprendizaje.

Para algunos Estados miembros, el apoyo del FSE a los servicios públicos de empleo será un aspecto clave del apoyo a la empleabilidad, ayudando a mejorar la compaginación entre los empleadores y las personas en busca de empleo. En países como Grecia, Italia y Portugal, el FSE desempeñará un papel principal en el fomento de la modernización de los servicios públicos de empleo. En combinación con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, proporcionará el impulso que tanto necesitan la infraestructura física, la formación del personal de estos servicios y la mejora de las herramientas de asesoramiento y orientación. En países como Alemania, Finlandia e Irlanda, el FSE se centra más en la cofinanciación y el desarrollo de enfoques experimentales e innovadores de las prestaciones que ofrecen los servicios públicos de empleo.

Acción del FSE en favor de la empleabilidad

Logros del pasado (1994-1999)

Las medidas en el ámbito de la formación y la educación llevadas a cabo en Portugal con los programas del periodo 1994-1999 demostraron el valor a largo plazo de la integración de la formación y la experiencia laboral a través del FSE. En general, los programas del FSE tuvieron un papel clave en el desarrollo y la diversificación del apoyo ofrecido para aproximar entre sí la educación y el mundo del trabajo.

Las acciones de apoyo del FSE en los Países Bajos y el Reino Unido pusieron de manifiesto la valiosa contribución de un enfoque integrado del apoyo relacionado con el mercado de trabajo, proporcionando a las personas una vía de retorno al mundo laboral. Los efectos de este tipo de enfoque fueron especialmente positivos para los grupos más desfavorecidos del mercado de trabajo.

Compromiso para el futuro (2000-2006)

En Francia, las políticas activas y preventivas del mercado de trabajos consistentes en proporcionar orientación y formación a las personas que lo necesitan ofrecerán a los jóvenes y los adultos desempleados un «nuevo comienzo». El apoyo del FSE a través de los «Plans locaux d'insertion par l'economique» abrirán también una senda hacia el empleo a los parados con riesgo de exclusión.

La empleabilidad es el pilar clave del FSE en Portugal. Basándose en el buen inicio que tuvo con los programas anteriores, el FSE proporcionará apoyo para mejorar la transición de la escuela al mercado de trabajo, creando más y mejores cursos de formación en alternancia y dando acceso a quienes sufren el fracaso escolar a vías de educación y formación alternativas.

En España, el planteamiento de una trayectoria integrada ayudará a combatir la exclusión social mediante medidas dirigidas específicamente a los inmigrantes, las personas con discapacidad y otros grupos marginados como los «nómadas». Asimismo, se proporcionará a quienes abandonan prematuramente la escuela capacidades técnicas básicas y experiencia laboral. Dentro del propio sistema escolar, el patrón de financiación del FSE tenderá hacia una mayor integración de las nuevas tecnologías y hacia la experiencia práctica de los alumnos.

En los Estados federados de Alemania del Este se desarrollará también un enfoque de itinerario educativo para corregir las deficiencias del sistema de educación, asegurar una buena formación y facilitar la transición al mundo laboral. Además, se ofrecerá una red de seguridad a quienes abandonen su trayectoria de formación, consistente en un conjunto de medidas individualizadas de asesoramiento y formación que han de evitar que la persona quede desempleada.

Para que puedan acceder a los cursos universitarios las personas que tradicionalmente no tienen acceso a ellos, Austria fomenta el aprendizaje a distancia a través de internet.

3.2 Espíritu de empresa

Muchas de las directrices de empleo referidas al espíritu de empresa están fuera del ámbito de acción del FSE y se centran más en la mejora del marco institucional en los Estados miembros, con el fin, por ejemplo, de reducir las cargas administrativas que la legislación nacional impone a las empresas, fomentar un sistema fiscal favorecedor, etc. Sin embargo, con poco menos de 8000 millones de euros dedicados a apoyar al espíritu de empresa, el FSE puede contribuir significativamente al desarrollo empresarial y a la competitividad en toda la Unión Europea, financiando una amplia serie de actividades tales como: el apoyo al desarrollo de capacidades empresariales e innovadoras; el apoyo a las empresas de nueva creación; el establecimiento de redes para reforzar el apoyo al espíritu de empresa y el fomento de una mayor sensibilización con respecto a los potenciales beneficios que aporta el espíritu empresarial.

El apoyo al espíritu de empresa es casi el doble en el objetivo 1 que en el objetivo 3. España, Portugal, Grecia e Irlanda dedican más atención a las PYME que otros Estados miembros, lo que refleja una mayor necesidad de crear empresas en las regiones del objetivo 1. También se observa [14] que al espíritu de empresa se dedica una mayor proporción de fondos en los Estados miembros con unos niveles de empleo bajos en el sector servicios.


ACCIÓN DEL FSE EN FAVOR DEL ESPÍRITU DE EMPREDA

Compromiso para el futuro (2000-2006)

En Italia, la financiación se destina a fomentar y apoyar el potencial de creación de empresas en el ámbito de la investigación y el desarrollo. Un compromiso claro con la igualdad de oportunidades sirve de base al apoyo específico para ayudar a las mujeres empresarias a crear empresas en Dinamarca, Grecia y Alemania.

Se hacen grandes esfuerzos en apoyo de nuevos campos de empleo dentro de la economía social, mejorando las capacidades dentro de las organizaciones (Suecia), animando a la parte empleadora a crear puestos de trabajo estables ofreciendo una formación a los grupos de riesgo del mercado de trabajo (Bélgica) y animando a las organizaciones de la economía social a aumentar la empleabilidad de estos grupos de riesgo (Luxemburgo).

Inspiradas por anteriores planes aplicados con éxito en Berlín oriental, algunas regiones de Alemania del Este crean programas integrados FSE/FEDER que facilitan la investigación y el desarrollo en las universidades y ayudan a transferir sus resultados a nuevas PYME en ámbitos orientados hacia el futuro (TIC, biotecnología, etc.).

3.3 Adaptabilidad

En el conjunto de la Unión Europea, se destinan 11 000 millones de euros a políticas de fomento de la adaptabilidad. Esta cifra global esconde grandes diferencias entre los Estados miembros. Aunque países como Portugal e Italia proponen también gastar cantidades importantes en la adaptabilidad, los países nórdicos tienden a centrarse en este ámbito. Por ejemplo, en Suecia, dentro del objetivo 3, alrededor de la mitad de los fondos del FSE se invierten en este pilar. Los nuevos programas hacen más hincapié que los anteriores en el apoyo al desarrollo de los recursos humanos de las PYME y destinados a ellas. El objetivo clave es proporcionar acceso a la formación permanente. Además, todos los programas comparten el compromiso de responder a los grandes cambios de la organización del trabajo.

La Estrategia Europea de Empleo ponía un énfasis especial en la necesidad de que los interlocutores sociales participen en la modernización de la mano de obra. En su apoyo a las directrices de empleo, el FSE contribuirá significativamente al desarrollo de enfoques más innovadores para incluir a los interlocutores sociales en el diseño de políticas sobre la adaptabilidad.

Debe aumentarse al máximo el potencial de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para fortalecer la competitividad de las empresas en Europa. Por tanto, muchos programas promoverán una transferencia más activa de tecnología a las PYME. Esta transferencia tendrá lugar por medio de la formación de los trabajadores, del apoyo al desarrollo de redes informáticas y de la mejora de la colaboración entre las PYME y los centros de investigación y desarrollo en el ámbito de las TIC.

Si bien los Fondos Estructurales harán una importante inversión en tecnologías de la información en las escuelas, no basta con proporcionar ordenadores a éstas o a otros centros de enseñanza. Los profesores deben estar familiarizados con estas tecnologías. Por consiguiente, la formación de profesores y formadores es una característica destacada de algunos programas del FSE. Sin embargo, el FSE no se preocupa únicamente de la formación de grupos específicos, sino de la creación de las infraestructuras de educación y formación adecuadas. Otra característica de algunos programas es la elaboración de paquetes de formación multimedios y de métodos de aprendizaje abiertos y a distancia para fomentar la aplicación de la informática en las PYME.

En la lucha contra la exclusión social, los nuevos programas del FSE reflejan una preocupación creciente por hacer frente a la marginación informática, es decir, la exclusión de determinados grupos de los potenciales beneficios de las nuevas TIC. Los programas ponen de manifiesto un compromiso claro para ampliar el acceso a las nuevas tecnologías de la información.


ACCIÓN DEL FSE EN FAVOR DE LA ADAPTABILIDAD

Logros del pasado (1994-1999)

Entre 1996 y 1999, el nivel de empleo de las empresas financiadas por el FSE dentro del objetivo 4 en Alemania permaneció estable, frente a una disminución del 2 % al 6 % en las que no participaban en programas del FSE. La evaluación llevada a cabo en Suecia demostró que el objetivo 4 del FSE había permitido a muchas empresas dar los primeros pasos en la mejora de las capacidades de sus empleados. Hay pruebas de que, en el Reino Unido, gracias al apoyo del FSE, aumentó significativamente la proporción de trabajadores que participaron en acciones de formación.

Compromiso para el futuro (2000-2006)

En Suecia se realizarán acciones innovadoras en pro de la mejora de las capacidades de todos los empleados de empresas privadas y públicas, prioritariamente en las pequeñas empresas. Para impulsar esa mejora es necesario analizar la evolución de la organización del trabajo y las necesidades de formación de los empleados. La mejora de las capacidades exige un acuerdo entre la empresa y el sindicato local o, en su ausencia, la plantilla.

El Reino Unido fomenta la integración sistemática de las capacidades relacionadas con las TIC en todo tipo de actividades, aunque haciendo especial hincapié en las capacidades básicas y elementales. Otros países prestan más atención a la mejora de las capacidades informáticas de los trabajadores más veteranos (Finlandia) y de quienes abandonan prematuramente los estudios (Países Bajos).

En Grecia se harán importantes esfuerzos para mejorar la infraestructura educativa y de formación, perfeccionando las relaciones entre la educación y el mercado de trabajo y las modalidades de certificación de la formación permanente. También se presta atención al desarrollo de la sociedad de la información en la educación, la empresa y otros ámbitos de relevancia económica. Todas las escuelas estarán equipadas con ordenadores en 2002, y los profesores habrán recibido una formación en TIC.

En el Reino Unido, las actividades dentro del objetivo 3 tienen como finalidad financiar los proyectos dedicados a la mejora de las capacidades para ayudar a los interlocutores sociales a desempeñar un papel activo en el apoyo a la modernización de la mano de obra.

3.4. Igualdad de oportunidades

Prácticamente todos los Estados miembros proponen un enfoque dual de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres dentro de los programas del FSE. En sintonía con las directrices de empleo, se establecen medidas específicas en apoyo de la igualdad junto con un compromiso más amplio para integrar la igualdad de oportunidades en todas las acciones y las prioridades de los programas. Es difícil dar en este momento una cifra de la inversión global en la igualdad de género, pues depende mucho de cómo se aplique la integración de la igualdad de oportunidades en todos los ámbitos de actividad del FSE. Sin embargo, por lo que se refiere a acciones específicas, el FSE invertirá unos 4 000 millones de euros en la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres. Si se incluyeran los fondos empleados para financiar acciones centradas en la integración de la igualdad de oportunidades, esta cifra aumentaría significativamente.

La evaluación de los complementos de programa correspondientes a los programas de los Fondos Estructurales proporcionará más detalles sobre la cantidad de fondos destinados a la integración de la dimensión del género. Estos documentos estarán disponibles en los próximos meses.

Una simple comparación de la proporción de fondos que se van a invertir en acciones específicas en pro de la igualdad de género da a entender que algunos Estados miembros prevén gastar en ellas una proporción de fondos del FSE inferior a lo que podrían sugerir los indicadores del mercado de trabajo. Por ejemplo, algunos Estados miembros en los que existen grandes diferencias entre las tasas masculinas y femeninas de empleo y desempleo planean invertir bastante menos que otros en los que esas diferencias son mucho menores, y esto por razones complejas. Las cifras que representan los fondos empleados en acciones específicas en favor de la mujer no tienen en cuenta el apoyo dado a las mujeres dentro de la política de integración de la igualdad de oportunidades. Los Estados miembros pueden preferir enfocar sus esfuerzos a la integración más que a una serie de acciones concretas. El apoyo del FSE debe servir de complemento a las propias actividades de los Estados miembros. Además, si la igualdad de oportunidades recibe ya a nivel nacional un apoyo elevado, puede resultar más adecuado seguir la vía de la integración en lugar de dedicar fondos a actividades específicas que ya están bien financiadas. Sin embargo, el análisis plantea cuestiones importantes acerca del enfoque que se hace a través del FSE de la igualdad entre hombres y mujeres.

El apoyo propuesto para las mujeres cubre todas las actividades del mercado de trabajo. No obstante, en muchos casos se hace hincapié en medidas diseñadas específicamente para desarrollar y apoyar estrategias eficaces para el cuidado de los hijos, una mayor flexibilidad en la forma de impartir la educación y la formación y actividades concretas dirigidas a las mujeres (por ejemplo, la puesta en marcha de empresas).

Casi todos los programas introducen criterios de selección de proyectos diseñados explícitamente para comprobar el compromiso de los proyectos del FSE con la igualdad. Para ello, se aplicará un enfoque mejorado del seguimiento. En la mayoría de los casos, los comités de seguimiento de los programas incluyen un representante de las instituciones relacionadas con la igualdad de oportunidades. Estos cambios aumentarán la visibilidad y el efecto de las cuestiones de género en cada fase de los programas, desde el diseño a la puesta en práctica, pasando por la evaluación.


ACCIÓN DEL FSE A FAVOR DE LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES ENTRE HOMBRES Y MUJERES

Logros del pasado (1994-1999)

En Irlanda, la proporción de mujeres incluidas en los programas del FSE aumentó del 36 % en 1992 al 54 % en 1997. La proporción de mujeres que consiguieron un empleo al concluir su participación en un programa del FSE se aproximó a la de los hombres, aunque muchas no obtuvieron más que trabajos a tiempo parcial o temporales. El apoyo del FSE en Francia sirvió para hacer más hincapié en las acciones positivas para ayudar a las mujeres en el mercado de trabajo. La evaluación del FSE en España destaca una tendencia hacia una mayor sensibilización ante las cuestiones de género, merced al apoyo del FSE para la difusión de buenas prácticas a nivel regional y local.

Compromiso para el futuro (2000-2006)

Los nuevos programas aplicados en Irlanda demuestran lo valiosa que resulta la complementariedad de los Fondos Estructurales en la mejora de los servicios para el cuidado de los hijos. Aquí, la inversión del FSE en un programa para mejorar la calidad y hacer frente a los costes de formación y de personal se complementa con un plan de subvenciones para guarderías cofinanciado por el FEDER.

En Austria, el apoyo a la integración de la igualdad de oportunidades pone un énfasis especial en el avance del empleo femenino en ámbitos de trabajo no tradicionales y en ámbitos nuevos, y en las oportunidades de empleo en el campo de la ciencia y la tecnología.

En algunas regiones de Italia se está introduciendo una marca de calidad que se otorgará a las empresas que apliquen buenas prácticas para conciliar la vida laboral y la vida familiar; no se trata sólo de guarderías en el lugar de trabajo, sino también de horarios flexibles, permisos parentales, etc.

4. Aplicación y gestión de los programas

No sólo ha cambiado el centro de atención del FSE para el periodo 2000-2006, sino también el modo de aplicar los programas. Los principales cambios tienen como finalidad aumentar la eficacia del apoyo del FSE. El más importante se refiere a la necesidad de una mejor gestión de los programas. Los programas mencionan explícitamente las medidas que se adoptarán para mejorar los sistemas de seguimiento y evaluación, lo cual resulta crucial para sacar el mejor partido del FSE. En algunos Estados miembros, esto ha dado lugar a cambios significativos en los sistemas de control financiero (Países Bajos) y a una mejor coordinación entre las políticas regionales y nacionales (Bélgica). Los sistemas de seguimiento tienen que ofrecer una información actualizada que permita evaluar con conocimiento de causa el rendimiento de los programas en cada una de las revisiones anuales que llevan a cabo los gestores de los programas y la Comisión.

Otras mejoras importantes con respecto a la aplicación de los programas son las siguientes:

* Un enfoque que tenga en cuenta la dimensión regional y local de la aplicación hace más fácil adaptar el apoyo del FSE a las necesidades específicas del mercado de trabajo regional y local. Los Estados miembros han señalado también su intención de aprovechar la flexibilidad que les ofrecen las subvenciones globales para conseguir que los programas tengan más éxito a nivel local.

Los Estados miembros pueden otorgar a algunas organizaciones intermediarias la responsabilidad de gestionar la asignación de pequeñas sumas a organizaciones o iniciativas de desarrollo local. La mayoría proponen para este fin entre un 0,5 % y un 1 % de los fondos.

* Un elemento central de los programas de los Fondos Estructurales es asegurarse de que los Fondos se complementan uno a otro para alcanzar los objetivos de desarrollo económico y social. Los responsables de la toma de decisiones pueden establecer lazos muy estrechos entre las inversiones provenientes del FSE y el FEDER. Mediante su contribución evidente al desarrollo de los recursos humanos, el FSE puede ayudar a acelerar los efectos de otros Fondos para conseguir una mayor cohesión económica y social.

* Un tema clave del FSE es la participación activa de los interlocutores sociales, las organizaciones no gubernamentales y otros grupos de interés relevantes. La asociación es la clave del éxito. La consulta sobre la planificación ha sido más amplia que nunca. Los Estados miembros han hecho partícipes a una amplia gama de partes interesadas, tanto a través de los canales tradicionales de consulta con los interlocutores sociales, como con los medios más modernos a través de internet. Será importante mantener el compromiso claro de asociación animando a todas las partes a participar activamente.

5. Conclusiones

Las negociaciones acerca del FSE han evidenciado el compromiso de los Estados miembros de asignar la financiación comunitaria en sintonía con sus políticas de empleo, tal como se estableció en el marco del proceso de Luxemburgo. En este sentido, el FSE ha desplazado su centro de atención de los programas basados esencialmente en la formación a un instrumento orientado a las políticas, con una amplia gama de medidas para invertir en los recursos humanos. El objetivo es mejorar la eficacia y el éxito de las políticas del mercado de trabajo, haciendo un énfasis especial en el apoyo a la creación de empleo. El ejemplo más claro es la prioridad que se da a las acciones preventivas en los programas del FSE. Los nuevos programas muestran también un compromiso firme con la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, la inclusión social y un mayor acceso a los beneficios de las tecnologías de la información y la comunicación.

El reto al que se enfrentan ahora los Estados miembros es hacer que los programas funcionen. Tienen que lograr que el FSE siga satisfaciendo unas necesidades cambiantes y continúe manteniendo el equilibrio adecuado entre herramientas políticas y financiación, para poder resolver problemas específicos del mercado de trabajo. La intensificación del seguimiento de los programas debería utilizarse como una herramienta positiva para mejorar continuamente y aumentar al máximo los efectos del FSE. Las reuniones anuales entre los gestores de los programas y la Comisión permiten evaluar con regularidad los ajustes necesarios para mejorar el seguimiento y la gestión de los programas.

La revisión intermedia de los programas en 2003 ofrecerá la primera ocasión para evaluar detalladamente si su aplicación coincide con los planes reales. Se dispondrá así de una oportunidad esencial para revisar y reorientar los programas. Para asegurarse de que estas acciones se llevan a cabo sobre una base sólida, los Estados miembros tendrán que dar prioridad al establecimiento de sistemas de seguimiento y evaluación eficaces desde el comienzo del periodo que comprendan los programas, a lo que habrán de unirse los esfuerzos por crear unos mejores lazos entre el seguimiento del FSE y el proceso de información anual a través de los planes nacionales de acción. No bastará con que los programas del FSE incorporen las prioridades de la Estrategia Europea de Empleo si los planes nacionales de acción no integran en su totalidad la contribución del FSE y de otros Fondos Estructurales a esa Estrategia.

Las negociaciones sobre los nuevos programas constituyeron un primer paso positivo para establecer una conexión sólida y clara entre el FSE y la Estrategia Europea de Empleo. Es importante aprovechar este buen comienzo y asegurarse así de que el FSE está a la altura de los retos que tiene ante sí para servir de apoyo a la Estrategia Europea de Empleo y a los compromisos contraídos en el Consejo Europeo de Lisboa.

Anexo 1

Apoyo de los Fondos Estructurales para 2000-2006

Existen cuatro Fondos Estructurales: el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), el Fondo Social Europeo (FSE), el Fondo Europeo de Orientación y de Garantía Agrícola (FEOGA) y el Instrumento Financiero de Orientación de la Pesca (IFOP). Estos Fondos proporcionan apoyo financiero a través de tres objetivos:

Objetivo 1: promueve el desarrollo y el ajuste estructural de las regiones menos desarrolladas. Entre 2000 y 2006, estas regiones recibirán 135 954 millones de euros del FEDER, el FSE, el FEOGA y el IFOP.

Objetivo 2: financia la reconversión económica y social de las zonas que se enfrentan a dificultades estructurales. Estas regiones recibirán 22 454 millones de euros del FEDER, el FSE, el FEOGA y el IFOP.

Objetivo 3: financia la adaptación y modernización de las políticas y los sistemas de educación, formación y empleo en todas las regiones no incluidas en el objetivo
1. El FSE proporcionará en su totalidad los 24 050 millones de euros que se invertirán en este programa.
Al FSE corresponde alrededor de un tercio de la ayuda de los Fondos Estructurales, proporcionando cerca de un cuarto del gasto de estos Fondos en las regiones del objetivo 1 y la totalidad de la inversión en el objetivo 3.


II. EL FONDO SOCIAL EUROPEO: ÁMBITOS DE APLICACIÓN Y ACTIVIDADES SUBVENCIONABLES. LA UNIÓN ADMINISTRATIVA DEL FONDO SOCIAL EUROPEO (UAFSE): FUNCIONES.

REGLAMENTO (CE) N 1784/1999 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO DE 12 DE JULIO DE 1999 RELATIVO AL FONDO SOCIAL EUROPEO.
(DOCE Nº. 213 DE 13 DE AGOSTO DE 1999)
EL PARLAMENTO EUROPEO Y EL CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA,

Visto el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea y, en particular, su artículo 148,
Vista la propuesta de la Comisión,
Visto el dictamen del Comité Económico y Social,
Visto el dictamen del Comité de las Regiones,

De conformidad con el procedimiento establecido en el artículo 251 del Tratado,
(1) Considerando que el Reglamento (CE) nº 1260/1999 del Consejo, de 21 de junio de 1999,por el que se establecen disposiciones generales sobre los Fondos Estructurales ha sustituido al Reglamento (CEE) nº 2052/ 88 y al Reglamento (CEE) nº 4253/88 del Consejo; que es asimismo necesario sustituir el Reglamento (CEE) nº 4255/88 del Consejo, de 19 de diciembre de 1988, por el que se aprueban las disposiciones de aplicación del Reglamento (CEE) nº 2052/88 en lo relativo al Fondo Social Europeo;

(2) Considerando que el Reglamento (CE) nº 1260/1999 establece las condiciones generales por las que se rigen los Fondos Estructurales en su conjunto, y que es necesario definir las actividades que el Fondo Social Europeo (en lo sucesivo denominado «el Fondo ») puede financiar en el marco de los objetivos nº 1, nº 2 y nº 3 a que se refieren los puntos 1,2 y 3 del primer párrafo del artículo 1 del mencionado Reglamento (en adelante denominados «objetivos n o 1,n o 2 y nº 3 »), en el marco de la iniciativa comunitaria para combatir la discriminación y cualesquiera desigualdades en relación con el mercado laboral y n l marco de las medidas innovadoras y la asistencia técnica;

(3) Considerando que es necesario definir la misión del Fondo en relación con las tareas que se especifican en el Tratado y n l contexto de las prioridades acordadas por la Comunidad en los ámbitos del empleo y del desarrollo de los recursos humanos;

4) Considerando que las conclusiones del Consejo Europeo celebrado en Amsterdam en junio de 1997 y su Resolución sobre crecimiento y empleo de 16 de junio de 1997 dieron inicio a la aplicación de la estrategia europea de empleo y de las Directrices anuales de empleo, así como al proceso de establecimiento de planes nacionales de acción para el empleo;

(5) Considerando que es necesario volver a definir el ámbito de actuación del Fondo, sobre todo a raíz de la reestructuración y simplificación de los objetivos de los Fondos Estructurales para apoyar la aplicación de la estrategia europea de empleo y los planes nacionales de acción para el empleo con ésta relacionados;

(6) Considerando que es necesario establecer un marco común para las intervenciones del Fondo en los tres objetivos de los Fondos Estructurales, de tal manera que se consiga la coherencia y complementariedad de las actuaciones en dichos objetivos con el fin de mejorar el funcionamiento del mercado de trabajo y d impulsar el desarrollo de los recursos humanos;

(7) Considerando que los Estados miembros y la Comisión deberán asegurarse de que la programación y aplicación de las acciones financiadas por el Fondo en todos los objetivos contribuyen a fomentar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, así como el fomento, la integración y l mantenimiento en el mercado de trabajo de los grupos individuos desfavorecidos;

(8) Considerando que los Estados miembros y la Comisión procurarán que al poner en marcha las acciones financiadas por el Fondo se tengan debidamente en cuenta la dimensión social y l capítulo del empleo en el seno de la sociedad de la información;

(9) Considerando que es necesario velar por que las operaciones relacionadas con la adaptación industrial satisfagan las necesidades generales de los trabajadores, derivadas de los cambios económicos y d la evolución detectada o prevista en los sistemas de producción, y de que no estén concebidas para beneficiar a una única empresa o a un sector en particular; que ha de prestarse especial atención a las pequeñas y medianas empresas y a la mejora del acceso a la formación y d la organización del trabajo;

(10) Considerando que procede velar por que el Fondo continúe consolidando el empleo y las cualificaciones laborales mediante el apoyo —cuando sea posible —a las operaciones de anticipación, asesoramiento, cooperación y formación en toda la Comunidad, y que las actividades financiadas deben por tanto ser horizontales y cubrir la economía como un todo, sin referirse a prioridad industrias o sectores específicos;

(11) Considerando que es necesario volver a definir las acciones subvencionables para aumentar la eficacia al poner en marcha políticas específicas en el contexto de todos los objetivos en que actúa el Fondo; que es necesario definir los gastos para los que se puede obtener la ayuda del Fondo en el marco del partenariado;

(12) Considerando que es necesario completar y especificar el contenido de los planes y formas de asistencia, sobre todo conforme a la redefinición del objetivo 3;

(13) Considerando que la aplicación de las intervenciones del Fondo a todos los niveles debería apoyarse en las prioridades políticas en materia social y de empleo de la Comunidad, así como en las prioridades incluidas en los planes de acción nacionales;

(14) Considerando que pueden establecerse disposiciones mediante las cuales los grupos locales, incluidas las organizaciones no gubernamentales, que quieran introducir mecanismos para luchar contra la exclusión social puedan acceder de manera sencilla y rápida a la ayuda del Fondo, y d este modo aumentar su capacidad de acción en este ámbito;

(15) Considerando que las medidas adoptadas a iniciativa de la Comisión, tan importantes para la Comunidad, tienen un papel decisivo que desempeñar en la consecución de los objetivos generales de la acción estructural comunitaria a la que se refiere el artículo 1 del Reglamento (CE) nº 1260/1999; que estas medidas deben ante todo fomentar la cooperación transnacional y la innovación de las políticas;

(16) Considerando que el Fondo contribuye también a la financiación de la asistencia técnica, de las medidas innovadoras y d las medidas preparatorias, de supervisión y evaluación y d control, de acuerdo con los artículos 22 y 23 del Reglamento (CE)n o 1260/1999;

(17) Considerando que conviene fijar las competencias para la adopción de las disposiciones de aplicación y prever determinadas disposiciones transitorias;

(18) Considerando que procede derogar el Reglamento (CEE) nº 4255/88,

HAN ADOPTADO EL PRESENTE REGLAMENTO:

Artículo 1. Misión

En el marco de la misión confiada al Fondo Social Europeo en el artículo 146 del Tratado, así como de las misiones confiadas a los Fondos Estructurales de conformidad con el artículo 159 del Tratado y con las disposiciones del Reglamento (CE)nº 1260/1999,el Fondo apoyará medidas de prevención y lucha contra el desempleo y d desarrollo de los recursos humanos y de integración social en el medio laboral a fin de promover un elevado nivel de empleo, la igualdad entre hombres y mujeres, un desarrollo sostenible y la cohesión económica y social. En especial, el Fondo contribuirá a las acciones emprendidas en virtud de la Estrategia Europea de Empleo y de las Directrices anuales sobre el empleo.

Artículo 2. Ámbito de aplicación

1. El Fondo apoyará y complementará las actividades de los Estados miembros destinados al desarrollo del mercado de trabajo y de los recursos humanos en los ámbitos de las políticas siguientes, en especial, en el marco de sus planes de acción nacionales plurianuales para el empleo:

a) Desarrollo y promoción de políticas activas del mercado de trabajo para combatir y evitar el desempleo, evitar a las mujeres y hombres el desempleo de larga duración, facilitar la reintegración de los desempleados de larga duración en el mercado de trabajo y apoyar la integración profesional de los jóvenes y d las personas que se reincorporan al mercado de trabajo tras un período de ausencia;

b) Promoción de la igualdad de oportunidades para todos en el acceso al mercado de trabajo, con especial atención a quienes corren peligro de quedar excluidos;

c) Fomento y mejora:
—de la formación profesional,
—de la formación general, y
—del asesoramiento,

En el marco de una política de formación durante toda la vida, para:
—facilitar y mejorar el acceso y la integración en el mercado de trabajo,
—mejorar y mantener la capacidad de trabajar, y
—fomentar la movilidad profesional;

d) Promoción de una mano de obra cualificada, con formación y adaptable, de la innovación y la adaptabilidad de la organización del trabajo, del desarrollo de la iniciativa empresarial, de la facilitación de la creación de empleo y de la cualificación y refuerzo del potencial humano en la investigación, la ciencia y la tecnología;

e) Medidas especiales para mejorar el acceso y la participación de la mujer en el mercado de trabajo incluido el desarrollo de su carrera y su acceso a las nuevas oportunidades de trabajo y a la creación de empresas, y para reducir la segregación vertical y horizontal en el mercado de trabajo en función del sexo.

2. En los ámbitos políticos indicados en el apartado 1, el Fondo tendrá en cuenta los elementos siguientes:

a) La necesidad de apoyar el desarrollo local, incluidas las iniciativas de empleo locales y los pactos de empleo territoriales;

b) La dimensión social y l capítulo del empleo en el seno de la sociedad de la información, en especial mediante el desarrollo de políticas y programas concebidos para aprovechar el potencial de empleo de la sociedad de la información y mediante la igualdad de acceso a sus posibilidades y beneficios;

c) La igualdad de mujeres y hombres en el sentido de integración de las políticas de igualdad de oportunidades.

Artículo 3. Actividades subvencionables

1. Las ayudas financieras del Fondo se destinarán especialmente a la asistencia en favor de las personas para las siguientes actividades de desarrollo de los recursos humanos, que podrán formar parte de itinerarios integrados de inserción profesional:

a) Educación y formación profesional —incluida la formación profesional equivalente a la escolaridad obligatoria —, aprendizaje, formación previa, incluidas la adquisición y la mejora de las competencias básicas, la rehabilitación profesional, medidas de fomento de la aptitud para el empleo en el mercado de trabajo, la orientación, el asesoramiento y el perfeccionamiento profesional;

b) Ayudas al empleo y ayudas para el autoempleo;

c) En el ámbito de la investigación, del desarrollo científico y tecnológico, la formación universitaria de tercer ciclo y la formación de directivos y técnicos en los centros de investigación y n las empresas;

d) Desarrollo de nuevas fuentes de empleo, incluido el sector de la economía social (tercer sistema).

2. Para aumentar la eficacia de las actividades mencionadas en el apartado 1, podrá concederse ayuda a las actividades siguientes:

a) Estructuras y sistemas:

i) Desarrollo y mejora de la formación profesional, la educación y d la cualificación, incluida la formación del profesorado, de los instructores y del personal, y mejora del acceso de los trabajadores a la formación y las cualificaciones,

ii) Modernización y mejora de la eficacia de los servicios de empleo,

iii) Desarrollo de vínculos entre el mundo del trabajo y los centros de enseñanza, formación e investigación,

iv) Desarrollo —en lo posible —de sistemas para la anticipación de los cambios en el empleo y d las cualificaciones, particularmente en relación con las nuevas modalidades y formas de organización del trabajo, teniendo en cuenta la necesidad de conciliar familia y profesión y d permitir que los trabajadores de edad avanzada realicen una actividad estimulante hasta la jubilación, excluyéndose la financiación de las jubilaciones anticipadas;

b) Medidas de acompañamiento:

i) Asistencia a la prestación de servicios a beneficiarios, incluida la puesta a disposición de servicios instalaciones de asistencia para personas dependientes,

ii) Fomento de medidas de acompañamiento sociopedagógicas para facilitar un itinerario integrado de inserción profesional,

iii) Sensibilización, información y publicidad.

3. El Fondo podrá financiar actividades en aplicación del párrafo segundo del apartado 4 del artículo 2 del Reglamento (CE) nº 1260/1999.


Artículo 4. Concentración de las intervenciones

1. Partiendo de las prioridades nacionales establecidas en particular en los planes nacionales de acción para el empleo y de evaluaciones previas, se establecerá una estrategia que tenga en cuenta todos los ámbitos políticos pertinentes y preste especial atención a los ámbitos contemplados en las letras d) y e) del apartado 1 del artículo 2, para lograr la máxima eficacia posible de las ayudas del Fondo, en el marco de esa estrategia y teniendo en cuenta los ámbitos prioritarios mencionados en él apartado 1 del artículo 2,sus intervenciones se concentrarán en un número limitado de áreas o temas y n las necesidades más importantes y las acciones más eficaces.

Respecto a los créditos disponibles para cada intervención del Fondo, se elegirán, según la fórmula del partenariado, los ámbitos políticos a los que se debe dar preferencia, se tendrán en cuenta, en función de las prioridades nacionales, las acciones establecidas en el apartado 1 del artículo 2 del presente Reglamento.

2. La programación de las intervenciones del Fondo dispondrá que un importe adecuado de los créditos del Fondo disponibles para la intervención en los objetivos nºs 1 y 3s destine, de conformidad con el artículo 27 del Reglamento (CE) nº 1260/1999, para la distribución de pequeñas subvenciones con condiciones de acceso especiales para organizaciones no gubernamentales y partenariados locales. Los Estados miembros podrán elegir poner en práctica este apartado de conformidad con las disposiciones financieras contempladas en el apartado 6 del artículo 29 del Reglamento (CE)nº 1260/1999.

Artículo 5 iniciativa comunitaria

1. De conformidad con el artículo 20 del Reglamento (CE) nº 1260/1999,y d conformidad con el apartado 2 de su artículo 21,el Fondo deberá contribuir a la puesta en marcha de la iniciativa comunitaria para combatir la discriminación y cualesquiera desigualdades en relación con el mercado de trabajo (EQUAL).

2. De conformidad con el apartado 2 del artículo 21 del Reglamento (CE)n o 1260/1999,las decisiones relativas a la contribución del Fondo a la iniciativa comunitaria podrán ampliar el ámbito de las actividades subvencionables al que se refiere el artículo 3,con el fin de cubrir las medidas que pueden ser financiadas conforme a los Reglamentos (CE)nº 1783/ 1999 (1 ),CE n o 1257/1999 (2 )y (CE)n o 1263/1999 (3 )y de permitir así la aplicación de todas las medidas previstas en la iniciativa.

Artículo 6. Acciones innovadoras y asistencia técnica

1. De conformidad con el apartado 2 del artículo 22 del Reglamento (CE)n o 1260/1999,la Comisión podrá financiar acciones de preparación, de seguimiento y d evaluación en los Estados miembros o a escala comunitaria necesarias para realizar las acciones relacionadas con el presente Reglamento, y podrán incluir:

a) Acciones de carácter innovador y proyectos piloto relativos a los mercados de trabajo, al empleo y a la formación profesional;

b) Estudios, asistencia técnica intercambio de experiencias con efecto multiplicador;

c) Asistencia técnica vinculada a la preparación, la puesta en práctica, el acompañamiento y la evaluación, así como el control de las acciones financiadas por el Fondo;

d) Acciones dirigidas, en el marco del diálogo social, al personal de las empresas en dos o más Estados miembros, destinadas a la transferencia de conocimientos específicos relativos a áreas de intervención del Fondo;

e) La información a los socios participantes, a los beneficiarios finales de la participación del Fondo y al público en general.

2. De conformidad con el apartado 2 del artículo 22 del Reglamento (CE)n o 1260/1999,el ámbito de aplicación de los proyectos contemplados en la letra a)del apartado 1 del presente artículo se ampliará, por decisión de participación de los Fondos, a medida que podrán financiarse con arreglo a los Reglamentos (CE)n o 1783/1999,(CE)n o 1257/1999 y (CE) nº 1263/1999,a fin de aplicar todas las medidas previstas por las acciones innovadoras de que se trate.

Artículo 7. Solicitudes de asistencia

Las solicitudes para obtener la participación del Fondo deberán ir acompañadas de un formulario informatizado, elaborado en el marco del partenariado tras consultar a los Estados miembros, en el que figuren las acciones relativas a cada forma de ayuda, de modo que pueda ser objeto de seguimiento desde el compromiso presupuestario hasta el pago final.

Artículo 8. Disposiciones de aplicación

Toda disposición de aplicación del presente Reglamento será adoptada por la Comisión de conformidad con el procedimiento previsto en el artículo 49 del Reglamento (CE)nº 1260/1999.

Artículo 9. Disposiciones transitorias

Las disposiciones transitorias establecidas en el artículo 52 del Reglamento (CE)nº 1260/1999 se aplicarán mutatis mutandis al presente Reglamento.

Artículo 10. Cláusula de revisión

A propuesta de la Comisión, el Parlamento Europeo y el Consejo revisarán el presente Reglamento a más tardar el 31 de diciembre del año 2006. Se pronunciarán sobre dicha propuesta con arreglo al procedimiento establecido en el artículo 148 del Tratado.

Artículo 11. Derogación

El Reglamento (CEE)nº 4255/88 queda derogado con efectos a partir del 1 d enero del año 2000. Las referencias al Reglamento derogado se entenderán hechas al presente Reglamento.

Artículo 12. Entrada en vigor

El presente Reglamento entrará en vigor el tercer día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas .

El presente Reglamento será obligatorio en todos sus elementos y directamente aplicable en cada Estado miembro.
Hecho en Bruselas, el 12 de julio de 1999.
Por el Parlamento Europeo
El Presidente
J.M.GIL-ROBLES
Por el Consejo
El Presidente
S. MIINISTRO

REAL DECRETO 683/2002, de 12 de julio, por el que se regulan las funciones y procedimientos de gestión de la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo.

La experiencia adquirida desde la publicación del Real Decreto 1492/1987, de 25 de noviembre, modificado por el Real Decreto 695/1996, de 26 de abril, por el que se regulaban las funciones de la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo y se dictaban normas para la tramitación de solicitudes de ayuda al Fondo Social Europeo, así como las modificaciones producidas en la normativa comunitaria por el Reglamento (CE) 1260/99 del Consejo, de 21 de junio, por el que se establecen disposiciones generales sobre los fondos estructurales, y el Reglamento (CE) 1784/99 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de julio, relativo al Fondo Social Europeo, aconsejan introducir en nuestra legislación interna las modificaciones necesarias que permitan a la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo llevar a cabo los nuevos cometidos definidos en la legislación comunitaria.

La modificación de la normativa contribuirá a una aplicación del Fondo Social Europeo más simplificada, a una mejor concentración de sus actuaciones en las regiones y colectivos con más necesidades, a la búsqueda de una mayor eficiencia de sus actuaciones y a un incremento de la descentralización que implica una asunción de mayores responsabilidades en las tareas de seguimiento, evaluación y control en los distintos niveles de intervención.

El cambio normativo también contribuirá a una mayor coordinación de las acciones a realizar por los distintos agentes que participen en la gestión de las ayudas con especial énfasis en el análisis de la coherencia de las mismas con la Estrategia Europea para el Empleo y el Plan Nacional de Acción para el Empleo. Por otro lado la nueva normativa posibilitará, asimismo, la asunción de las nuevas funciones derivadas de la creación de las figuras de la autoridad de gestión y la autoridad pagadora.

Por todo lo expuesto, a propuesta del Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, con la aprobación del Ministro de Administraciones Públicas, de acuerdo con el Consejo de Estado y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 12 de julio de 2002,

D I S P 0 N G 0
  
Artículo 1. La Unidad Administradora del Fondo Social Europeo.

1. El Departamento competente para la gestión del Fondo Social Europeo es el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, a través de la Dirección General de Fomento de la Economía Social y del Fondo Social Europeo dependiente de la Secretaría General de Empleo, a la que pertenece la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo, con nivel orgánico de Subdirección General.

2. La Unidad Administradora del Fondo Social Europeo actuará, de conformidad con lo dispuesto en los Reglamentos comunitarios, como autoridad de gestión de las formas de intervención cofinanciadas en todo o en parte por el Fondo Social Europeo, cuando sea designada como tal
.
En las formas de intervención en las que no sea designada autoridad de gestión, la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo será la responsable de la coordinación de la aplicación de los recursos del Fondo Social Europeo, asegurando un flujo continuo de información y comunicación sobre el desarrollo de las actuaciones financiadas por este fondo, así como de las tareas de seguimiento y evaluación, en colaboración con la autoridad de gestión.

3. En todas las formas de intervención en que haya cofinanciación del Fondo Social Europeo, la Unidad Administradora ejercerá las funciones de autoridad pagadora con respecto a dicho fondo.

Artículo 2. Funciones de la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo.

A la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo le corresponde en el marco de lo establecido en el artículo 1

a) Mantener las relaciones institucionales con las autoridades comunitarias y nacionales en todos aquellos asuntos que afecten al Fondo Social Europeo.
b) Desempeñar las funciones atribuidas por la normativa comunitaria a la autoridad de gestión.
c) Coordinar la elaboración de las diversas formas de intervención con las demás unidades de la Administración General del Estado, con las Administraciones autonómicas y, en su caso, con las Corporaciones locales que realicen actuaciones en materia de desarrollo de recursos humanos, así como con los agentes sociales y demás instituciones interesadas, garantizando la aplicación de los principios de complementariedad, cooperación y subsidiariedad, así como el cumplimiento de la Estrategia Europea para el Empleo y de la normativa aplicable.
d) Presentar a la Comisión los distintos documentos de programación y participar en los correspondientes procesos de negociación.
e) Desempeñar las funciones asignadas a la autoridad pagadora en cuanto a la elaboración, verificación y presentación ante la Comisión Europea de las solicitudes de pago y, una vez recibidos los recursos correspondientes de la Comisión, proponer al Tesoro su aplicación.
f) Desarrollar y coordinar los trabajos de evaluación, colaborando con la Comisión.
g) Velar porque los intervinientes en la gestión y ejecución de las intervenciones cofinanciadas lleven a cabo medidas de control interno a fin de garantizar la regularidad y correcta gestión financiera de las operaciones, así como el respeto a los principios de eficiencia, eficacia y economía.
h) Controlar la ejecución y gestión de las intervenciones cofinanciadas por el Fondo Social Europeo para garantizar su utilización de forma eficaz y regular, conforme a los principios de correcta gestión financiera e instar, en su caso, los reintegros de fondos a que hubiera lugar, de acuerdo con lo establecido en la normativa nacional y comunitaria. Colaborar con las demás instancias competentes en materia de control.
i) Velar por el cumplimiento de las obligaciones en materia de información y de publicidad de las distintas intervenciones cofinanciadas y proporcionar información sobre su contenido y desarrollo.
j) Articular un procedimiento fiable de recogida de datos financieros y de seguimiento de las intervenciones cofinanciadas.
k) Aplicar en España las orientaciones de la Comisión sobre las Iniciativas Comunitarias cuya financiación corresponda al Fondo Social Europeo, elaborar y negociar la correspondiente forma de intervención y resolver sobre las solicitudes de ayuda.

Artículo 3. Solicitud y tramitación de ayudas.

1. Las Comunidades Autónomas elaboran y aprueban sus respectivas estrategias de desarrollo regional que se integrarán en los instrumentos de planificación nacionales y presentarán a la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo las prioridades de inversión en materia de recursos humanos, para su inclusión en las correspondientes formas de intervención. La Unidad Administradora del Fondo Social Europeo mantendrá con las Comunidades Autónomas las relaciones de colaboración necesarias para garantizar su participación en cuantas decisiones afecten a sus intereses, a través de grupos de trabajo, equipos de negociación y Comités de Seguimiento.

2. Las organizaciones públicas o privadas de ámbito nacional que, dentro de sus títulos competenciales específicos en materia de desarrollo del mercado de trabajo y de los recursos humanos, vayan a realizar actuaciones en varias Comunidades Autónomas, presentarán a la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo solicitudes de ayuda agrupadas por regiones, en los plazos que se determinen y en los modelos que a tal efecto se establezcan. Estas actuaciones deberán tener una vocación horizontal y un enfoque básicamente temático y se incluirán, por regla general, en programas operativos nacionales.

3. La Unidad Administradora comprobará si las propuestas y solicitudes reúnen los requisitos exigidos, particularmente respecto al cumplimiento de las prioridades de la política de empleo nacional, la Estrategia Europea para el Empleo, la normativa comunitaria aplicable a los fondos estructurales y los compromisos adquiridos por España para la ejecución de las ayudas de los mismos. Verificados estos extremos, las remitirá a la Comisión y coordinará la negociación con ésta. Cuando reciba la notificación oficial de la Decisión de la Comisión, la comunicará a la Comunidad Autónoma o entidad solicitante.

4. En el caso de las Iniciativas Comunitarias, la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo será la responsable de aplicar en España las orientaciones que publique la Comisión cuando conlleven financiación del Fondo Social Europeo y, a tal efecto, coordinará la elaboración de la correspondiente forma de intervención y negociará su contenido con los servicios de la Comisión Europea.

La selección de los proyectos que vayan a cofinanciarse por esta vía, se realizará por la Unidad Administradora mediante convocatoria que respetará los principios de publicidad, concurrencia y objetividad. Tras su resolución, la Unidad Administradora dictará los acuerdos de concesión o denegación de las ayudas comunitarias correspondientes.

Artículo 4. Seguimiento de los compromisos.

1. La Unidad Administradora del Fondo Social Europeo efectuará un seguimiento de los compromisos financieros de las formas de intervención, así como de los gastos efectivamente pagados que respaldan las peticiones de reembolso. Cuando detecte una baja ejecución financiera en una intervención, advertirá al beneficiario final de las posibles consecuencias de una anulación del compromiso automático de las ayudas programadas.

2. Cuando la Comisión informe a la Unidad Administradora de que existe el riesgo de aplicar la anulación automática de los compromisos, ésta lo comunicará al beneficiario final y propondrá las medidas oportunas para evitarlo, trasladándolas, de ser preciso, al Comité de Seguimiento.

Si se llegase a producir una anulación automática del compromiso, el beneficiario final y la Unidad Administradora realizarán una revisión de la forma de intervención con el fin de proponer, en su caso, al Comité de Seguimiento las correcciones que haya que introducir.

Artículo 5. Pagos.

1. Los pagos de las ayudas del Fondo Social Europeo podrán revestir la forma de anticipos, pagos intermedios o pagos del saldo.

Los pagos intermedios o del saldo se referirán a gastos efectivamente pagados por los beneficiarios finales o por las entidades encargadas de la ejecución. Los pagos realizados serán justificados mediante facturas originales o documentos contables de valor probatorio equivalente.

2. La Unidad Administradora del Fondo Social Europeo verificará las declaraciones de gastos efectivamente pagados recibidas de los beneficiarios finales y, en caso de aceptarlas, elaborará y presentará las solicitudes de pago a la Comisión.

En el supuesto de que la Comisión no considere admisible la solicitud presentada o solicite informaciones complementarias, la Unidad Administradora informará de manera inmediata a los beneficiarios finales y cursará las instrucciones que permitan la resolución del problema.

3. Los ingresos recibidos de la Unión Europea se canalizarán a través de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera del Ministerio de Economía.

4. En el supuesto de que la Comisión abone anticipos de las ayudas programadas a la autoridad pagadora, ésta propondrá al Tesoro su distribución.

5. Los beneficiarios finales que reciban anticipo deberán identificar y notificar anualmente a la Unidad Administradora los intereses generados y justificar la utilización que se ha hecho de los mismos.

6. En caso de que proceda la devolución de todo o parte del anticipo a la Comisión Europea, la Unidad
Administradora del Fondo Social Europeo requerirá a los beneficiarios finales afectados para que procedan al reintegro y propondrá a la Dirección General del Tesoro y Política Financiera que efectúe el correspondiente reembolso.

Artículo 6. Complementariedad.

Las acciones comunitarias se conciben como complemento de las acciones nacionales correspondientes o como contribución a éstas. La Unidad Administradora del Fondo Social Europeo garantizará, particularmente mediante los mecanismos de programación y seguimiento de las ayudas, la coherencia y complementariedad del conjunto de las acciones cofinanciadas por el Fondo Social Europeo en favor de los recursos humanos en todo el territorio del Estado.

Artículo 7. Seguimiento y evaluación de las actuaciones.

1. La Unidad Administradora del Fondo Social Europeo establecerá un sistema de seguimiento con el objeto de canalizar los flujos de información sobre las actuaciones cofinanciadas por el Fondo Social Europeo y efectuar el seguimiento financiero y cualitativo de las intervenciones. Este seguimiento se efectuará a través de un procedimiento de recogida de datos financieros y de seguimiento fiables, relativos a la ejecución de las intervenciones sobre la base de indicadores físicos, financieros o de otro tipo. A este sistema estarán vinculados todos los beneficiarios finales de las formas de intervención cofinanciadas por el Fondo Social Europeo.

De acuerdo con los Reglamentos comunitarios aplicables y con las necesidades de seguimiento de la ejecución de los principios de la Estrategia Europea para el Empleo, los beneficiarios finales definirán con carácter previo las actuaciones que van a cofinanciar de acuerdo con una tipología común a la que irá asociada una batería de indicadores pertinentes. Estas actuaciones serán la unidad básica de información del sistema.

A lo largo del desarrollo de la intervención, los beneficiarios finales irán suministrando a través de este sistema la información financiera necesaria para avalar las solicitudes de pagos y la información cualitativa que permita evaluar el cumplimiento de las prioridades establecidas en las decisiones de participación de los fondos.

El sistema de seguimiento permitirá una identificación de la aportación del Fondo Social Europeo a las directrices de la Estrategia Europea para el Empleo y, en su caso, a la ejecución del Plan Nacional de Acción para el Empleo. La Unidad Administradora del Fondo Social Europeo será asociada a los mecanismos de concepción y seguimiento del Plan de Acción para el Empleo del Reino de España.

Cuando una forma de intervención de la que la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo no sea autoridad de gestión programe ayudas del Fondo Social Europeo, su sistema de seguimiento recogerá toda la información relativa a la gestión de las ayudas y permitirá la validación de la que se vaya a integrar en el sistema que dicha autoridad establezca.

2. La evaluación analizará los resultados de las intervenciones, su pertinencia y la realización de los objetivos previstos desde el punto de vista del desarrollo de los recursos humanos. A tal efecto, la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo contará con un equipo de evaluación independiente con el fin de evaluar, especialmente, la contribución de las intervenciones cofinanciadas a la Estrategia Europea para el Empleo y participará en los órganos de cooperación que se constituyan sobre este tema.

Artículo 8. Control.

1. Conforme a las competencias atribuidas ala autoridad pagadora, recogidas en el artículo 2 del presente Real Decreto, y sin perjuicio de las que en materia de control financiero atribuyen los artículos 17 y 18 del Real Decreto Legislativo 1091/1988, de 23 de septiembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General Presupuestaria, a la Intervención General de la Administración del Estado, corresponde a la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo la función de control y seguimiento de las ayudas y subvenciones cofinanciadas por el Fondo Social Europeo, pudiendo realizar al efecto comprobaciones "in situ" para la consecución de sus objetivos.

La Unidad Administradora verificará los sistemas utilizados en la gestión de las ayudas del Fondo Social Europeo por los beneficiarios finales, para asegurarse de que garantizan la regularidad y correcta gestión administrativa y financiera, así como la regularidad y admisibilidad de las solicitudes de pago de las operaciones cofinanciadas.

2. Las entidades sujetas a control deberán facilitar a la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo cuantos datos, documentación e información sean necesarios para poder realizar los controles y evaluar el desarrollo, la financiación y los resultados de las operaciones y cuantas aclaraciones le sean requeridas.

Los beneficiarios finales de las intervenciones están obligados asimismo a facilitar información sobre sus procedimientos de gestión administrativa y financiera, de manera que se conozca el proceso de circulación de las ayudas hasta los destinatarios últimos de las actuaciones. Los controles podrán alcanzar a estos destinatarios con el fin de verificar el cumplimiento de las condiciones que, según las normas comunitarias y nacionales, deben cumplir las actuaciones cofinanciadas por los fondos estructurales de la Unión Europea.

Los beneficiarios finales de las intervenciones están obligados a informar a la Unidad Administradora de la evolución de los procedimientos de reintegro o de otro tipo de procedimientos administrativos o judiciales que tengan su origen en la realización de controles a actuaciones cofinanciadas por el Fondo Social Europeo.

3. La Unidad Administradora del Fondo Social Europeo mantendrá las oportunas relaciones con aquellos órganos a quienes la normativa comunitaria, nacional o autonómica atribuya competencias de control sobre las intervenciones cofinanciadas por el Fondo Social Europeo, en particular con la Intervención General de la Administración del Estado.

La Unidad Administradora del Fondo Social Europeo comunicará sus planes de control anuales, así como las irregularidades detectadas y la información sobre las sumas recuperadas a la Intervención General de la Administración del Estado, competente para establecer la necesaria coordinación de controles de las ayudas y subvenciones financiadas total o parcialmente con cargo a fondos comunitarios, de acuerdo con lo establecido en el artículo 18.2 del Real Decreto Legislativo 109 1/1988, de 23 de septiembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General Presupuestaria.

4. En los procedimientos de control que efectúe la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo se garantizará el derecho de audiencia al interesado y todos los demás derechos y obligaciones que en la tramitación de los expedientes administrativos impone la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

Respecto a aquellas irregularidades que se detecten en la gestión de las intervenciones cofinanciadas que puedan ser objeto de la imposición de sanciones, se estará a lo previsto en la normativa que en cada caso resulte de aplicación.

5. Si como consecuencia de una actuación de control llevada a cabo por ella resulta la obligación de reintegrar todo o parte de la ayuda indebidamente percibida, la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo promoverá el inicio del correspondiente procedimiento de reintegro.

6. Si en el ejercicio de sus competencias de gestión y control de las intervenciones cofinanciadas por el Fondo Social Europeo, la Unidad Administradora dispusiera de información suficiente que permita apreciar la presunta existencia de irregularidades, podrá paralizar los pagos mediante acuerdo expreso debidamente motivado, hasta la definitiva determinación de las responsabilidades, dando cuenta del citado acuerdo al interesado.

7. La Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, de conformidad con la Ley 42/1997, de 14 de noviembre, de Ordenación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, y con este Real Decreto, prestará a la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo la colaboración necesaria para el desarrollo de las funciones de control dentro del ámbito de sus competencias, a cuyo efecto emitirá informe a dicha Unidad Administradora con el resultado de las actuaciones realizadas en esta materia.

Disposición derogatoria única. Derogación normativa.

Quedan derogados los Reales Decretos 1492/1987, de 25 de noviembre, por el que se regulan las funciones de la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo y se dictan normas para la tramitación de solicitudes de ayuda al Fondo Social Europeo y el Real Decreto 695/1996, de 26 de abril, que modifica parcialmente el anterior.

Disposición final primera. Desarrollo normativo.

Se autoriza al Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales a dictar cuantas disposiciones sean necesarias para el desarrollo y ejecución de lo dispuesto en este Real Decreto.

Disposición final segunda. Entrada en vigor.

El presente Real Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".

Dado en Madrid a 12 de julio de 2002.

JUAN CARLOS R
El Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, EDUARDO ZAPLANA HERNÁNDEZ-SORO

0 comentarios :

Publicar un comentario

No te pierdas ninguna nueva publicación !!!!

Apúntate...

Recibe nuestros materiales gratuitos

* indicates required

ADVERTENCIA. Todos los materiales, temarios, test… expuestos en esta página han sido enviados por usuarios de la web o de libre acceso. En ningún caso consta que estén protegidos por derechos de propiedad intelectual, puesto que provienen de materiales personales o de páginas gratuitas, en las que no se informaba de tal hecho, y se ofrecían de forma pública. En todo caso, si existe un titular de los derechos intelectuales sobre estos materiales, sobre cuya existencia no hemos sido informados, y desea que sean retirados, basta con que nos informe por medio del correo electrónico.