TEMARIOS










TEMARIO ESPECÍFICO CIENCIAS SOCIALES Y DEL TRABAJO. C.S.F. JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMA 3: LA POLÍTICA SOCIAL.



TEMA 3: LA POLÍTICA SOCIAL





I. LA POLÍTICA SOCIAL Y DE EMPLEO EN LA UNIÓN EUROPEA

CONVOCATORIA ABIERTA DE PROPUESTAS VP/2005/019

«2006 - Año europeo de la movilidad de los trabajadores - Hacia un mercado laboral europeo»
Mediante esta convocatoria se respaldará la organización de actividades de cooperación y sensibilización y de proyectos piloto destinados a potenciar las oportunidades de movilidad de los trabajadores en Europa, a promover el intercambio de buenas prácticas y a informar a los agentes pertinentes sobre los derechos que asisten a los trabajadores en materia de libre circulación y sobre los instrumentos en apoyo de la movilidad en la UE.
Las propuestas deberán ser preparadas y puestas en práctica por una asociación en la que participen al menos dos agentes pertinentes potencialmente interesados en los objetivos de la propuesta, en particular autoridades públicas y organizaciones de interlocutores sociales que trabajen a nivel europeo, nacional, regional o local, organizaciones no gubernamentales, empresas, instituciones del mundo académico, asociaciones, fundaciones, municipalidades y cámaras de comercio, así como los medios de comunicación. 
Se dará prioridad a aquellas propuestas coordinadas que sean originales, significativas e innovadoras, que potencien la participación y que prevean la posibilidad de llevar a cabo actividades de seguimiento.
El presupuesto disponible para la presente convocatoria se estima en 4 millones de euros, siempre que la autoridad presupuestaria confirme las asignaciones presupuestarias. La Comisión cofinanciará los proyectos hasta un máximo del 85 % del total de los costes subvencionables. Dependiendo de la calidad de las candidaturas, la Comisión espera financiar entre veinte y treinta proyectos (la ayuda media se situará entre 100.000 -150.000 euros).
El plazo para la presentación de candidaturas expira el 12/12/2005.
Puede descargarse más información sobre la convocatoria de propuestas, incluida la guía del candidato y toda la documentación pertinente en el siguiente sitio web:
http://europa.eu.int/comm/employment social/calls/tender es.html
Para cualquier consulta, diríjase exclusivamente por correo electrónico a la dirección siguiente:empl-e-vp/2005/19@cec.eu.int.

LINEAS DIRECTRICES INTEGRADAS PARA EL CRECIMIENTO Y EL EMPLEO 2005-2008

INTRODUCCIÓN 
En marzo del 2000 el Consejo de Europa celebrado en Lisboa llegó a un importante pero difícil compromiso: hacer de la economía Europea, la más dinámica y competitiva del mundo basada en el conocimiento para 2010.
Alcanzado el ecuador de ese recorrido, se ha puesto de manifiesto que no han sido suficientes los progresos realizados para conseguir dichos objetivos, por ello se han impulsado diversos instrumentos que faciliten alcanzar esta "meta". Entre ellos la Agenda Social y las Líneas Directrices Integradas para el Crecimiento y el Empleo 2005-2008.
La actual Agenda Social completa y consolida la revisión intermedia de la estrategia de Lisboa, que se centró en el crecimiento y el empleo. La Agenda tiene un papel fundamental en la promoción de la dimensión social del crecimiento económico, ya que ayuda a facilitar la modernización de los sistemas nacionales en un contexto de profundos cambios económicos y sociales.
En febrero de 2005, la renovada Agenda Social establecía dos ejes prioritarios de acción:
Alcanzar el pleno empleo: Haciendo que el empleo fuera una auténtica opción para todos, reforzando la calidad y la productividad del trabajo, previendo y gestionando el cambio.
Construir una sociedad más solidaria: igualdad de oportunidades para todos, lucha contra la pobreza y el fomento de la inclusión social, promoción de la diversidad y de la no discriminación o establecimiento de servicios sociales de interés general.
Por otro lado, las Líneas Directrices Integradas para el Crecimiento y el Empleo 2005-2008, recomiendan acciones concretas y prioritarias para tratar de revitalizar el crecimiento y la creación de empleos de la UE. Esta propuesta no sólo establece una hoja de ruta para alcanzar una economía comunitaria dinámica y competitiva, sino que además establece las bases para que los Estados preparen sus programas nacionales. Incluso, algunas previsiones indican que si se aplican de forma global y no parcialmente, se podría conseguir situar el crecimiento de la UE cerca del 3% y reducir el paro en al menos 6 millones de personas para 2010.
Pero dada la situación económica comunitaria actual, parece evidente la necesidad de una aproximación flexible y coherente entre los aspectos macroeconómicos, microeconómicos y las líneas directrices de empleo, tomando siempre en cuenta las especificidades nacionales. Para alcanzar dicho objetivo, la Comisión ha preparado estas directrices, que constan de dos partes: 
Primera parte: En ella se insta a los Estados miembros a proseguir con sus políticas orientadas a la estabilidad macroeconómica. Las prioridades que se identificaron en esta primera fase fueron las siguientes:
1) Facilitar la innovación.2) Invertir en investigación y desarrollo.3) Contribuir a una base industrial fuerte y mejorar el mercado interior.
En este sentido, se hace necesario mantener una disciplina fiscal para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas frente al envejecimiento de la población, además de asegurar que el gasto público se centre en aspectos que contribuyan a potenciar un crecimiento a largo plazo, como es la educación o la investigación. La Comisión hace especial hincapié en la importancia de que los países del euro presten atención a sus objetivos presupuestarios a medio plazo con reformas que mejoren la competitividad de la eurozona y su capacidad de ajuste en casos de crisis.
Segunda parte: Este segundo grupo de directrices se refiere a las reformas estructurales, destinadas a facilitar la transición hacia actividades más intensivas en el conocimiento y a garantizar que Europa sea un lugar atractivo para trabajar e invertir. Como ejemplos concretos de las propuestas, en el caso del mercado interior de la UE, el documento indica que para lograr un buen funcionamiento hay que eliminar los obstáculos de acceso a la vez que reforzar la política efectiva de competencia.
Para lograrlo se proponen ciertas medidas tales como: acelerar la transposición de las normas comunitarias, reducir las ayudas de Estado que distorsionan la competencia, abrir las industrias a la competencia y realizar evaluaciones sistemáticas del impacto económico, social y medioambiental de las normas comunitarias para garantizar su aplicación.
Las Líneas Directrices Integradas para el Crecimiento y el Empleo 2005-2008, debido a que el futuro de Europa debe basarse en actividades intensivas en el conocimiento, otorgan a la innovación una importancia crucial y por ello instan a los Estados miembros a facilitarla mediante una potenciación de la transferencia de tecnología y la creación de grupos de innovación. Igualmente se deberían reforzar las inversiones en investigación, tanto en el sector público como privado.
Por otro lado, las directrices destacan el desempleo, ya que una parte sustancial de la fuerza de trabajo comunitaria permanece desocupada y la existencia de un nivel bajo de crecimiento de la productividad, son dos de los elementos que explican el mal comportamiento actual de la economía de la U.E. Así, entre los objetivos más relevantes en materia de empleo, el documento destaca:
1) Atraer inversiones en educación y preparación técnica.2) Elevar la adaptabilidad de los trabajadores y empresas.3) Modernizar los sistemas de protección social e invertir en capital humano.
En conclusión, la Comisión establece que antes del 15 de octubre de 2005, los Estados miembros deberán elaborar programas nacionales de reforma. Dichos documentos definirán una estrategia completa de tres años para llevar a cabo estas directrices integradas que generarán empleo y crecimiento.
Posteriormente los Estados miembros podrán identificar qué áreas presentan retos más acuciantes para sus economías y explicar así qué acciones tienen previsto realizar en esos próximos tres años para hacer frente a estos desafíos.

Directrices para las políticas de empleo (2005-2008)
La Comisión presenta ocho directrices para mejorar el empleo en la Unión Europea (UE). Concentra los esfuerzos en las políticas destinadas a alcanzar el pleno empleo, sobre todo mediante la mejora de la inclusión de las personas desfavorecidas, una mayor inversión en recursos humanos, la adaptación de los sistemas de educación y formación, y la promoción de la flexibilidad combinada con la seguridad del empleo.
ACTO
Directrices integradas para el crecimiento y el empleo (2005-2008).
Comunicación del Presidente de la Comisión, de 12 de abril de 2005, que incluye una propuesta de decisión del Consejo relativa a las directrices para las políticas de empleo de los Estados miembros (en virtud del artículo 128 del Tratado CE) - Parte 2 [COM (2005) 141 final - no publicada en el Diario Oficial].
SÍNTESIS
Las directrices integradas para el crecimiento y el empleo reúnen en un texto único, coherente y simplificado las recomendaciones de la Comisión sobre las Orientaciones generales de política económica (OGPE) y las propuestas de directrices de empleo para el periodo 2005-2008. Constituyen el instrumento político principal para el desarrollo y la aplicación de la estrategia de Lisboa.
Las directrices de empleo se exponen, por tanto, en un instrumento político integrado * que abarca tanto el ámbito macroeconómico como el ámbito microeconómico de la Unión Europea (UE). Dicho instrumento presenta de este modo una visión estratégica clara de los desafíos europeos y permite a la Comisión canalizar los esfuerzos de los Estados miembros sobre las acciones prioritarias. 
Algunas directrices de empleo deben aplicarse de manera coherente con las directrices correspondientes de los demás ámbitos. Esto permite el refuerzo mutuo de los diferentes ámbitos de la economía.
En primer lugar, a fin de atraer a más personas para que se incorporen al mercado de trabajo y modernizar los sistemas de protección social, la Comisión propone:
• Aplicar políticas de empleo conducentes al pleno empleo, la mejora de la calidad y la productividad del trabajo y el fortalecimiento de la cohesión social y territorial (directriz integrada nº 16). Estas políticas deben ayudar a la Unión Europea (UE) a lograr, en promedio, una tasa general de empleo del 70 %, una tasa de empleo femenino no inferior al 60 % y una tasa de empleo del 50 % para los trabajadores de más edad (55 a 64 años), así como a reducir el desempleo y la inactividad. Los Estados miembros deben establecer objetivos nacionales relativos a la tasa de empleo para 2008 y 2010.
• Promover un enfoque del trabajo basado en el ciclo de vida (directriz integrada nº 17) mediante:- la renovación de los esfuerzos dirigidos a crear vías hacia el empleo para los jóvenes y a reducir el paro juvenil;- medidas decididas para eliminar las diferencias existentes entre hombres y mujeres en materia de empleo, desempleo y remuneración;- una mejor conciliación de la vida familiar y profesional, incluidos, en particular, servicios accesibles y asequibles de guardería y de cuidado de otras personas dependientes;- la modernización de los sistemas de pensiones y asistencia sanitaria, de modo que se garantice su adecuación, viabilidad financiera y capacidad de adaptación ante la evolución de las necesidades, con el fin de apoyar la participación en el empleo y la prolongación de la vida activa, sobre todo por medio de medidas adecuadas que incentiven el trabajo y resten atractivo a la jubilación anticipada;- el fomento de condiciones laborales propicias para el envejecimiento activo.Esta directriz debe aplicarse teniendo en cuenta la directriz nº 2: «Salvaguardar la sostenibilidad económica», relativa a la política macroeconómica.
• Garantizar mercados de trabajo inclusivos con los solicitantes de empleo y las personas desfavorecidas (directriz integrada nº 18) mediante:- medidas activas y preventivas del mercado de trabajo, como la definición temprana de las necesidades, la ayuda en la búsqueda de empleo, la orientación y formación en el marco de planes de acción personalizados, la prestación de los servicios sociales necesarios para favorecer la inserción en el mercado de trabajo de las personas desfavorecidas y contribuir a la cohesión social y territorial y a la erradicación de la pobreza;- una revisión constante de los sistemas impositivos y de prestaciones, incluidas la gestión y la condicionalidad de éstas y la reducción de los elevados tipos impositivos efectivos marginales, para que trabajar resulte rentable y garantizar niveles adecuados de protección social.
• Mejorar la adecuación a las necesidades del mercado de trabajo (directriz integrada nº 19) mediante:- la modernización y el fortalecimiento de las instituciones del mercado de trabajo, especialmente de los servicios de empleo;- una mayor transparencia de las oportunidades de empleo y formación a escala nacional y europea para facilitar la movilidad en toda Europa;- una mejor previsión de las necesidades de cualificación, los déficit y los estrangulamientos del mercado de trabajo;- la gestión adecuada de la migración económica.En segundo lugar, para mejorar la adaptabilidad de los trabajadores y las empresas y aumentar la flexibilidad de los mercados laborales, la Comisión propone:
• Promover la flexibilidad combinada con la seguridad del empleo y reducir la segmentación del mercado de trabajo (directriz integrada nº 20) mediante:- la adaptación de la legislación sobre empleo, revisando en su caso el nivel de flexibilidad ofrecido por los contratos temporales y permanentes;- una mejor anticipación y gestión positiva de los cambios, incluidas las reestructuraciones económicas, en particular los cambios vinculados a la apertura de los mercados, con el fin de minimizar sus costes sociales y facilitar la adaptación;- la facilitación de las transiciones en materia de categoría profesional, incluidas la formación, la actividad profesional autónoma, la creación de empresas y la movilidad geográfica;- el fomento y la difusión de métodos de organización del trabajo adaptables e innovadores, incluidas la mejora de la salud y la seguridad y la diversificación de las modalidades contractuales y de horario laboral, con el fin de mejorar la calidad y la productividad laboral; la adaptación a las nuevas tecnologías en el lugar de trabajo; medidas decididas para transformar el trabajo no declarado
en empleo regular.Esta directriz debe aplicarse teniendo en cuenta la directriz nº 4: «Promover una mayor coherencia entre las políticas macroeconómicas y estructurales», relativa a la política macroeconómica.
• Velar por que los salarios y otros costes laborales evolucionen de manera favorable al empleo (directriz integrada nº 21) mediante:- el fomento de un marco adecuado para los sistemas de negociación salarial, que permita tener en cuenta las diferencias de productividad y la evolución del mercado laboral a nivel sectorial y regional, respetando al mismo tiempo plenamente el papel de los interlocutores sociales;- la supervisión y, en su caso, la adaptación de la estructura y el nivel de los costes laborales no salariales y de su incidencia sobre el empleo, en particular para los trabajadores con salarios reducidos y los que acceden por primera vez al mercado de trabajo.Esta directriz debe aplicarse teniendo en cuenta la directriz nº 5: «Garantizar una evolución de los salarios que contribuya a la estabilidad macroeconómica y el crecimiento», relativa a la política macroeconómica.En tercer lugar, para incrementar la inversión en capital humano mejorando la educación y las cualificaciones, la Comisión propone:
• Ampliar y mejorar la inversión en capital humano (directriz integrada nº 22) mediante:- el establecimiento de estrategias eficaces de aprendizaje permanente, de acuerdo con los compromisos europeos, incluidos incentivos y mecanismos de reparto de costes adecuados para las empresas, las autoridades públicas y los ciudadanos, en particular para reducir considerablemente el número de alumnos que abandonan prematuramente los estudios;- la mejora del acceso a la formación profesional inicial, a la enseñanza secundaria y a la enseñanza superior, incluso al aprendizaje profesional y a la formación en el espíritu empresarial;- el aumento de la participación en la formación continua y en el lugar de trabajo a lo largo de toda la vida, especialmente para los trabajadores poco cualificados y de mayor edad.
Esta directriz debe aplicarse teniendo en cuenta la directriz nº 12: «Incrementar y mejorar la inversión en I+D», relativa a la política microeconómica.
• Adaptar los sistemas de educación y de formación en respuesta a las nuevas exigencias en materia de competencias (directriz integrada nº 23), mediante:- una mejor definición de las necesidades profesionales y las competencias clave y la anticipación de las necesidades futuras en materia de cualificaciones;- la ampliación de la oferta de herramientas de educación y formación; la creación de marcos destinados a favorecer la transparencia de las calificaciones, su reconocimiento efectivo y la convalidación de la educación no formal e informal;- la garantía del atractivo, la apertura y un elevado nivel de calidad de los sistemas de educación y formación.En 2006 y en 2007, la Comisión podrá, en caso necesario, revisar estas directrices. Presentará las directrices integradas en el marco de la revisión intermedia de la estrategia de Lisboa

Directrices integradas para el crecimiento y el empleo (2005-2008)Directrices macroeconómicas
1) Garantizar la estabilidad económica.2) Salvaguardar la sostenibilidad económica.3) Promover una asignación eficiente de los recursos.4) Promover una mayor coherencia entre las políticas macroeconómicas y estructurales.5) Garantizar una evolución de los salarios que contribuya a la estabilidad macroeconómica y el crecimiento.6) Contribuir al dinamismo y el buen funcionamiento de la UEM.
Directrices microeconómicas
7) Ampliar y profundizar el mercado interior.8) Garantizar la apertura y la competitividad de los mercados.9) Crear un entorno empresarial más atractivo.10) Promover la iniciativa empresarial y crear un entorno favorable para las PYME. 11) Ampliar y mejorar las infraestructuras europeas y completar los proyectostransfronterizos prioritarios acordados.12) Incrementar y mejorar la inversión en I+D.13) Facilitar la innovación y la implantación de las tecnologías de la información y las comunicaciones.14) Fomentar una utilización sostenible de los recursos y fortalecer las sinergias entre la protección del medio ambiente y el crecimiento.15) Contribuir a crear una base industrial fuerte.
Directrices de empleo
16) Aplicar políticas de empleo conducentes al pleno empleo, la mejora de la calidad y la productividad del trabajo y el fortalecimiento de la cohesión social y territorial.17) Promover un enfoque del trabajo basado en el ciclo de vida.18) Garantizar mercados de trabajo inclusivos con los solicitantes de empleo y las personas desfavorecidas.19) Mejorar la adecuación a las necesidades del mercado de trabajo.20) Promover la flexibilidad combinada con la seguridad del empleo y reducir la segmentación del mercado de trabajo.21) Velar por que los salarios y otros costes laborales evolucionen de manera favorable al empleo.22) Ampliar y mejorar la inversión en capital humano.23) Adaptar los sistemas de educación y de formación en respuesta a las nuevas exigencias en materia de competencias.

PROGRAMA NACIONAL DE REFORMAS DE ESPAÑA
¿Qué es el Programa Nacional de Reformas?
El Programa Nacional de Reformas (PNR) es la respuesta de España a la relanzada Estrategia de Lisboa, que aprobó el Consejo Europeo de Primavera en 2005. Presentado en la Comisión Europea en octubre de 2005, constituye la referencia fundamental de la política económica del Gobierno a medio plazo y establece como objetivo estratégico la plena convergencia con la Unión Europea en 2010, tanto en renta per cápita como en empleo y en sociedad del conocimiento. Diseñado en torno a siete ejes de actuación, incluye una batería de objetivos e indicadores que facilitarán su seguimiento y evaluación, aspecto señalado entre las “mejores prácticas” por la UE. De cara a su elaboración, el Gobierno español nombró un Coordinador Nacional, creó la Unidad Permanente de Lisboa e implicó en el proceso a la sociedad española, a través de la interlocución con el Parlamento, los interlocutores sociales y los gobiernos autonómicos.
PNR-Capítulos
1. INTRODUCCIÓN Y CONCLUSIONES2. DIAGNÓSTICO Y RETOS DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA3. OBJETIVOS DEL PROGRAMA NACIONAL DE REFORMAS4. LOS SIETE EJES DEL PROGRAMA NACIONAL DE REFORMAS
1. Refuerzo de la Estabilidad Macroeconómica y Presupuestaria2. El Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) y el Programa AGUA
3. Aumento y mejora del capital humano4. La estrategia de I+D+i (INGENIO 2010)5. Más Competencia, Mejor Regulación, Eficiencia de las AdministracionesPúblicas y Competitividad6. Mercado de Trabajo y Diálogo Social7. El Plan de Fomento Empresarial5. EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO: RENDICIÓN DE CUENTAS6. ANEXO
Este Programa Nacional de Reformas ha sido elaborado por la Unidad Permanente de Lisboa, bajo la coordinación de la Oficina del Presidente de Gobierno español.
Ha contado, además, con la colaboración de todos los Ministerios que participan en la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, y fue aprobado por el Consejo de Ministros el 13 de octubre de 2005.
El Consejo Europeo de Primavera, celebrado en marzo de 2005, basándose en el Informe Kok (noviembre de 2004), planteó la necesidad de relanzar la Estrategia de Lisboa, concentrando sus objetivos en el crecimiento y el empleo, y teniendo como referencias permanentes la cohesión social y el desarrollo sostenible.
Asimismo, el Consejo acordó que cada Estado Miembro presentara su respectivo Programa Nacional de Reformas (PNR), estructurado en torno a Veinticuatro
Directrices Integradas para el Crecimiento y el Empleo 2005-2008.
El Gobierno de España comparte plenamente la nueva concentración de objetivos de la Estrategia de Lisboa y ha elaborado este Programa Nacional de Reformas alrededor de dos grandes objetivos: alcanzar en 2010 la convergencia plena en renta per cápita y superar en ese año la tasa de empleo de la Unión Europea.
Alcanzar ambos objetivos requiere avanzar en el crecimiento de la productividad y continuar en la creación de más y mejores empleos. En 1990 el PIB per cápita de España se situaba en el 87,6% de la renta per cápita europea, aumentando en los años posteriores hasta alcanzar el 92,7% en el año 2000. El gran objetivo de este Programa Nacional es que este proceso de convergencia se culmine en la primera década del siglo XXI, alcanzando el 100% en 2010. 
Para ello, es crucial el énfasis en la productividad. En la primera parte de esta década el principal responsable del proceso de convergencia ha sido el aumento de la tasa de empleo, ya que la productividad se ha reducido en términos relativos. 
Por ello, es de esperar que la evolución relativa de la tasa de empleo, aunque continúe, muestre un ritmo más suave que en el pasado, teniendo que descansar el proceso de convergencia en el resto de la década en el avance relativo de la productividad.
Productividad y empleo no son contradictorios. Por ello, la convergencia de la tasa de empleo es el segundo gran objetivo de este Programa. La tasa de empleo, obtenida cono el cociente entre la población ocupada y la población en edad de trabajar, alcanzó el 56,3% en 2000 y ha mostrado un aumento sostenido hasta alcanzar el en año 2004 el 61,1%. Este incremento ha venido determinado por la reducción del desempleo, la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y la considerable entrada de inmigrantes. 
Para el año 2010, el PNR establece como objetivo alcanzar una tasa de empleo del 66%, un punto por encima del actual promedio europeo.
Los dos objetivos, renta per cápita y tasa de empleo, son ambiciosos pero alcanzables. El objetivo de tasa de empleo del 66% en 2010 representa ir más allá de la convergencia con Europea. Requerirá que la tasa de paro masculina se sitúe significativamente por debajo de la europea y que la tasa de paro femenina se igual a la europea
El objetivo de convergencia en renta per cápita supone, además, que el factor demográfico no tenga una contribución negativa, lo que según las proyecciones de población, requiere que continúe un significativo flujo de inmigrantes que compense el envejecimiento de nuestra población. Pero lo que es más importante el objetivo de convergencia exige frenar la divergencia de España en productividad de los últimos años, de forma que la productividad por trabajador crezca, al menos, al mismo ritmo que en Europa (Actualmente la productividad en Europa está creciendo al 1,8% y en España al 0,5%).
Para conseguir estos dos objetivos, el Programa Nacional de Reformas de España constituye la referencia fundamental de la política económica del Gobierno español para el periodo 2005-2010.
Fruto de su compromiso con la Estrategia de Lisboa, el Gobierno español nombró un Coordinador Nacional y creó una Unidad Permanente de Lisboa (UPL) para elaborar el Programa Nacional de Reformas. El Gobierno de España, convencido de la necesidad de concienciar a toda la sociedad de la importancia de los objetivos de la Estrategia de Lisboa, estableció también los mecanismos para que la sociedad española participe en la elaboración y seguimiento del Programa Nacional de Reformas. 
Los interlocutores sociales ( CEOE-CEPYME, UGT Y CCOO), las Cámaras de Comercio, el Parlamento (Congreso y Senado), las Comunidades Autónomas, y las Corporaciones Locales (Federación Española de Municipios y Provincias) fueron invitados a expresar sus prioridades, realizaron aportaciones al Programa Nacional de Reformas, la Confederación Empresarial Española de Economía Social (CEPES), y serán convocados para la evaluación y seguimiento continuo. 
El Programa Nacional de Reformas se estructura en los siguientes apartados. En primer lugar, se realiza un amplio diagnóstico de la economía española a partir de la nueva base estadística de la Contabilidad Nacional, que recoge un importante aumento de la población y, por tanto, una realidad económica distinta de la que había en 2000, cuando se abordó por primera vez la Estrategia de Lisboa. 
Esta nueva realidad no sólo está acondicionada por el aumento de la población y por las nuevas cuentas nacionales, sino también por la ampliación de la Unión Europea y la aceleración del proceso de globalización con el empuje de los nuevos países emergentes (China, India).
En segundo lugar, se señalan los principales objetivos del Programa Nacional de Reformas, alrededor del gran reto de alcanzar la plena convergencia con la Unión Europea en 2010, tanto en renta per cápita como empleo.
Para conseguir esos objetivos se desarrollarán, en tercer lugar, los siete ejes de actuación. Para cada uno de estos ejes se realiza un diagnóstico y unos objetivos específicos, además de desarrollar las medidas dirigidas a su cumplimiento.
En cuarto lugar, se incluye un epígrafe dedicado a la rendición de cuentas, con una propuesta de medidas de evaluación y seguimiento del Programa Nacional de Reformas.
Por último, en el Anexo se presenta una correspondencia entre las medidas incluidas en los siete ejes y las veinticuatro directrices integradas.
El conjunto de las medidas contempladas en este Programa Nacional se dirigen a corregir las debilidades detectadas en la economía española y, por tanto, a lograr un sistema productivo más moderno. Busca un equilibrio entre las necesidades crecientes asociadas al aumento de la población con la flexibilización y aumento de la oferta agregada. 
Las acciones de política económica aquí contempladas se encaminan a mejorar las dotaciones de capital humano, tecnológico e infraestructuras; aumentar la competencia y e. ciencia de sectores clave, incluyendo la modernización de los servicios prestados por las administraciones públicas; potenciar la iniciativa emprendedora de toda la sociedad y favorecer la internacionalización de nuestras empresas; reducir la tasa de temporalidad prestando especial énfasis en la transversalidad de género y la promoción de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. 
En resumen una vía para aumentar la productividad y el empleo sin menoscabo de la cohesión social. Se trata de un Programa de medio plazo. 
En algunos casos ha sido posible la cuantificación presupuestaria de los proyectos plurianuales. 
En otros casos, las implicaciones presupuestarias se irán especificando en los presupuestos anuales, dentro de la envolvente de estabilidad presupuestaria. 
En cualquier caso, el coste presupuestario del Programa será nulo a largo plazo, saldo que se financiará con el incremento de recursos asociados a un mayor crecimiento económico y no comportará una elevación de la presión fiscal ni del peso del sector público en la economía.


INSTITUCIONES Y ORGANISMOS COMUNITARIOS ACTUANTES EN MATERIA DE EMPLEO
Grupo Europeo de Empleo (2003)_______
1. El Grupo Europeo de Empleo se creó de conformidad con las conclusiones de la presidencia del Consejo Europeo de Bruselas de marzo de 2003 para llevar a cabo un examen independiente de la situación del mercado del empleo e identificar las reformas prácticas necesarias para alcanzar los objetivos de la estrategia europea de empleo (EEE). El grupo concluyó sus trabajos, realizados entre abril y noviembre de 2003, con un informe que ha dado una señal de alarma sobre los logros europeos en materia de empleo y señala la necesidad urgente de intensificar las reformas estructurales en los Estados miembros para reforzar la capacidad de adaptación, la oferta de mano de obra y la inversión en recursos humanos.
2. El Grupo Europeo se creó para identificar las medidas más urgentes en el ámbito del empleo en una Unión Europea de 25 miembros. Su informe, titulado «Trabajos, trabajos, trabajos: crear más empleo en Europa» ( DE ) ( EN ) ( FR ) (pdf), viene a apoyar la elaboración del informe conjunto 2003/2004 de la Comisión y del Consejo sobre el empleo.
3. Según el informe del Grupo Europeo, el fomento del crecimiento ya no es suficiente y hacen falta reformas estructurales para que el mercado laboral sea más flexible y más atractivo. No obstante, en lugar de fijar nuevos objetivos o de modificar los ya existentes, el informe recomienda que los Estados de la UE asuman sus responsabilidades cuando los resultados en materia de empleo no sean satisfactorios. En lugar de intentar definir los costes sociales y financieros de las reformas, se trata de cifrar las consecuencias de la falta de acción. Para remediar la «enorme distancia» que separa a Europa de los objetivos fijados en el Consejo Europeo de Lisboa, los Estados miembros deberían favorecer un crecimiento sostenible del empleo y la productividad a medio y largo plazo, y formar una fuerza de trabajo más numerosa y productiva en lugar de concentrarse en la creación de puestos de trabajo a corto plazo. Asimismo es necesario aprovechar mejor los ejemplos de buenas prácticas.
4. El informe del Grupo Europeo destaca que para dinamizar eficazmente el empleo y la productividad, conviene:
• Incrementar la capacidad de adaptación de los trabajadores y las empresas: los Estados miembros y los agentes sociales deberán ser capaces de anticipar, inducir y asumir los cambios. Además, deberían reducir los obstáculos administrativos para la creación y gestión de las empresas, ofrecer mejores posibilidades de financiación y asesorar a las empresas jóvenes. Para favorecer a los trabajadores poco cualificados, el Grupo Europeo recomienda la reducción de los costes salariales indirectos (cotizaciones patronales) para los bajos salarios. Los salarios deberían evolucionar en función del aumento de la productividad. La mejora de los derechos de propiedad y del entorno fiscal, el fomento de las innovaciones y la creación de asociaciones regionales y sectoriales estimularían el relanzamiento de la investigación y el desarrollo tanto en el sector privado como en el público (ejemplos de buenas prácticas: Suecia, Dinamarca y Finlandia). 
Los Estados miembros también deberían flexibilizar el mercado del empleo diversificando los tipos de contrato con objeto de responder a las necesidades de los trabajadores y las empresas, manteniendo al mismo tiempo un nivel de seguridad adecuado (protección del empleo y la capacidad de conservar el puesto de trabajo) (ejemplos de buenas prácticas: Países Bajos y Dinamarca). Por otra parte, deberían fomentar el trabajo temporal y examinar las posibilidades de transición entre diferentes situaciones como el trabajo asalariado, la formación, las interrupciones, etc.
• Animar a un mayor número de personas a entrar en el mercado laboral y a permanecer en él: se trata de acabar con situaciones en las que no resulta rentable trabajar a causa de la percepción del subsidio de desempleo, la inactividad y los bajos salarios. Es fundamental dirigir a los desempleados y a las personas inactivas (orientación, formación, etc.). Los Estados miembros deberían preocuparse por la integración de la mujer en el mercado laboral (mejora de los servicios de guarderías y de cuidado de las personas mayores, reducción de las diferencias de remuneración) y también por la de los inmigrados (estimular la creación de empresas). Asimismo deberán desarrollar una estrategia global de envejecimiento activo poniendo en marcha un marco jurídico y financiero que anime a los trabajadores mayores (55 a 64 años) a permanecer en el mercado laboral y aumentar las posibilidades de formación, especialmente para los trabajadores poco cualificados (ejemplos de buenas prácticas: Suecia y Finlandia).
• Invertir más eficazmente en capital humano y en educación y formación permanentes: es necesario actualizar continuamente la competencia y las cualificaciones de los trabajadores frente a los cambios tecnológicos, preocuparse por ofrecer un nivel elevado de instrucción y un amplio acceso a la universidad, así como aumentar la participación de los adultos en la formación profesional permanente, principalmente en el caso de los trabajadores poco cualificados (ejemplos de buenas prácticas: Dinamarca, Suecia y Finlandia). Los Estados miembros deberían adelantarse también a las necesidades de competencias y animar a las empresas a invertir en formación mediante un mejor reparto de los costes y la creación de fondos sectoriales o regionales de formación.
• Garantizar una mejor aplicación de las reformas mediante una mejor gobernanza: en sus planes de acción nacionales (PAN) ( DE ) ( EN ) ( FR ), los Estados miembros deberían reafirmar su compromiso con la realización de esos objetivos, definir unas políticas y objetivos claros, apoyados por objetivos cuantificados apropiados y una utilización eficaz de los fondos públicos. El planteamiento de varios Estados miembros, que asocian al parlamento nacional y consultan a los agentes sociales y a la sociedad civil con objeto de los PAN, podría convertirse en la norma. Las asociaciones entre las diversas partes interesadas y una campaña de información sobre la necesidad de las reformas destinada al gran público son fundamentales. La UE debe apoyar a los Estados miembros al llevar a cabo sus actuaciones poniendo de relieve los puntos fuertes y las debilidades y asociando más íntimamente el presupuesto europeo a la realización de los objetivos de Lisboa.
5. La política de empleo es competencia de los Estados miembros. Sin embargo, gracias al método abierto de coordinación , las políticas nacionales de empleo persiguen objetivos comunes establecidos a nivel europeo y aplican reformas estructurales que se desarrollan en las Directrices para el empleo.
Comité de Empleo
El Comité de Empleo es un Comité consultivo creado para aplicar la estrategia europea de empleo y a fin de promover la coordinación entre los Estados miembros en materia de políticas de empleo y de mercado de trabajo. Reemplaza al Comité de Empleo y del mercado laboral creado en 1997.
ACTO
Decisión (CE) nº 98/2000 del Consejo, de 24 de enero de 2000, por la que se crea el Comité de Empleo.
SÍNTESIS
Para fomentar la concertación en torno a las políticas de empleo y las políticas sociales, se creó en 2003 la Cumbre tripartita para el crecimiento y el empleo mediante la que se institucionalizan las cumbres sociales informales celebradas desde diciembre de 2000.
Asimismo, en 1997 se creó el Comité de empleo y del mercado de trabajo para asistir al Consejo en los temas de empleo. Este Comité asumió funciones relacionadas con la estrategia europea de empleo (Proceso de Luxemburgo), a saber:
• el examen colectivo de los informes nacionales sobre el empleo;• la preparación del informe conjunto de la Comisión y del Consejo sobre el empleo;• la redacción de un dictamen relativo a las directrices para el empleo.
A raíz de la entrada en vigor del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea (artículo 130), tal y como lo modificó el Tratado de Amsterdam, el Comité de Empleo sustituye al Comité de empleo y del mercado de trabajo (CEMT). El nuevo comité integrará ciertos elementos del CEMT e introducirá ciertos cambios para mejorar su funcionamiento.
Misión
La misión del Comité de Empleo consiste en:
• impulsar el objetivo de un alto nivel de empleo en la elaboración y aplicación de las políticas y medidas comunitarias; formula dictámenes a petición del Consejo, la Comisión o a iniciativa propia y prepara los debates del Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Protección de los Consumidores a petición de la presidencia del Consejo de la Unión Europea;
• contribuir al procedimiento de adopción de las grandes orientaciones de las políticas económicas de manera que sean compatibles con las directrices para el empleo y facilitar una sinergia entre la estrategia europea para el empleo, la coordinación de las políticas macroeconómicas y el proceso de reforma económica;
• promover el intercambio de información y de experiencias en relación con estos sectores entre los Estados miembros, así como entre éstos y la Comisión;
• participar en el diálogo sobre las políticas macroeconómicas en la Comunidad.
Composición
Los Estados miembros y la Comisión designarán cada uno a dos miembros del Comité. También podrán elegir dos miembros suplentes. Para aumentar el peso político del Comité, sus miembros, así como los suplentes, deberán ser expertos confirmados con competencias de primer orden en el campo de la política del empleo y del mercado de trabajo de los Estados miembros. Se podrá consultar a expertos externos en función de las necesidades del Comité.
Funcionamiento
El Comité elegirá presidente entre sus miembros por un mandato no renovable de dos años. El presidente estará asistido por tres vicepresidentes y será quien convoque las reuniones, por iniciativa propia o a petición de al menos la mitad de los miembros del Comité.
La Comisión pondrá a disposición del Comité los medios necesarios para llevar a cabo las labores de análisis y organización.
El Comité establecerá su reglamento interno.
El Comité podrá encomendar el estudio de cuestiones específicas a sus miembros suplentes o a grupos de trabajo. En tales casos, asumirá la Presidencia la Comisión, un miembro o un miembro suplente del Comité, nombrado por éste. Los grupos de trabajo podrán solicitar la asistencia de expertos.
Relaciones con otros organismos
La consulta que hacía el CEMT a los interlocutores sociales tenía carácter informal.
El Comité debe consultar a los interlocutores sociales pero goza de cierta libertad para determinar los mecanismos de esta consulta.
La creación del Comité de Empleo surge de la voluntad de mejorar la coordinación y las relaciones entre los comités. En ciertos casos, el Comité trabaja con otros organismos y comités que traten cuestiones de política económica, esto es, el Comité Económico y Financiero (previsto en el Tratado) y el Comité de política económica (creado por una decisión del Consejo), el Comité de la protección social y el Comité de educación.
Se deroga la Decisión 97/16/CE del Consejo por la que se crea el Comité de empleo y del mercado de trabajo. 
REFERENCIAS
Acto Entrada en vigor Transposición en los Estados miembros Diario OficialDecisión (CE) nº 98/2000 24.1.2000 - DO L 29 de 4.2.2000
Observatorio Europeo del Empleo (OEE)
1. En colaboración con las administraciones nacionales, la Dirección General de «Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades» de la Comisión Europea estableció un sistema de información sobre las políticas de empleo: el Observatorio Europeo del Empleo (OEE).
2. El objetivo principal del Observatorio, cuyo origen se remonta a 1982, es fomentar la creación de una red de intercambio de informaciones entre los Estados miembros y la Comisión, proporcionando también estudios comparativos sobre las políticas de empleo y las tendencias del mercado de trabajo.
3. Entre los miembros del Observatorio se incluyen representantes de los 25 Estados miembros y de los países candidatos a la Unión Europea así como los países miembros del Espacio Económico Europeo (EEE).
En su forma actual, el Observatorio se basa en dos redes: el MISEP (Sistema de Información Mutua sobre Políticas de Empleo) ( DE ) ( EN ) ( FR ) y el SYSDEM (Sistema Comunitario de Documentación sobre el Empleo) ( DE ) ( EN ) ( FR ).
MISEP (Sistema de Información Mutua sobre Políticas de Empleo)
Es una red de representantes de las administraciones nacionales responsables del empleo en los Estados miembros. Las organizaciones internacionales -la secretaría de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT)- participan como observadores. La tarea principal del MISEP es proporcionar información en el ámbito de las políticas de empleo en los Estados miembros.
Se organizan dos reuniones anuales con los miembros del MISEP para examinar las políticas en materia de empleo. Además, los miembros elaboran artículos para la página de Internet y para las publicaciones del OEE.

SYSDEM (Sistema Comunitario de Documentación sobre el Empleo)
El SYSDEM es una red de expertos independientes en materia de mercado laboral (uno por Estado miembro) que ayudan a los servicios de la Comisión.
El SYSDEM es responsable de:
• recabar y preparar informes sobre las evaluaciones e investigaciones realizadas en relación con el impacto de la política del mercado de trabajo y los desarrollos de los mercados a nivel nacional. La secretaría del OEE resume, edita, traduce y publica estos informes dos veces al año en la revista «Bilan de l'OEE»( DE ) ( EN ) ( FR );
• abordar aspectos específicos de las políticas relacionadas con las prioridades de la Estrategia Europea de Empleo ( EEE ) y asesorar debidamente a la Comisión Europea;
• facilitar asesoramiento y análisis de los planes de acción nacionales de empleo así como de otros aspectos específicos de la política.
Además de las reuniones periódicas de estas dos redes, la secretaría del OEE publica cada dos meses un boletín informativo a partir de la información proporcionada por los miembros del SYSDEM. Resume la información más apropiada en el ámbito de la política de empleo en los Estados miembros y coordina tanto la página de Internet como la publicación de la revista «Bilan de l'OEE».

AGENCIAS DE LA UE
La UE ha creado varias agencias especializadas y descentralizadas en apoyo de los Estados miembros y de los ciudadanos. Estas agencias responden a un deseo de descentralización geográfica y a la necesidad de hacer frente a nuevas tareas de carácter jurídico, técnico y/o científico. 
Las agencias de la UE se agrupan en cuatro categorías distintas:
Agencias comunitarias
Una agencia comunitaria es un organismo regulado por el Derecho público europeo, distinto de las instituciones comunitarias (Consejo, Parlamento, Comisión etc) y que tiene su propia personalidad jurídica. Se crea mediante una disposición de Derecho derivado con el fin de que realice una labor técnica o científica muy concreta en el marco del «primer pilar» de la Unión Europea.
Agencias de política exterior y de seguridad común
Se han creado para cumplir tareas muy concretas de carácter técnico, científico o de gestión en el marco de la política exterior y de seguridad común (PESC), el «segundo pilar»de la UE.
Agencias de cooperación policial y judicial en materia penal
Se ha creado otro grupo de agencias para ayudar a los Estados miembros a cooperar en la lucha contra la delincuencia organizada internacional. Esta cooperación en materia penal constituye el «tercer pilar» de la UE.
Agencias ejecutivas
Las agencias ejecutivas son organizaciones creadas con arreglo al Reglamento del Consejo Nº 58/2003 (DO L 11 de 16.1.2003) para encomendarles determinadas tareas relacionadas con la gestión de uno o más programas comunitarios. Estas agencias se crean para un período de tiempo concreto. Deben localizarse en la sede de la Comisión Europea (Bruselas o Luxemburgo).
En este momento las agencias comunitarias europeas son:
Agencia Comunitaria de Control de la Pesca (CFCA)
Agencia Europea de Derechos Fundamentales (FRA) (en preparación)
Agencia Europea de Medicamentos (EMEA)
Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA)
Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA)
Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información (ENISA)
Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA)
Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) (en preparación)
Agencia Europea para la gestión de la cooperación operativa en las fronteras exteriores (FRONTEX)
Agencia Europea para la Reconstrucción (EAR)
Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (OSHA)
Agencia Ferroviaria Europea (ERA)
Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)
Centro de Traducción de los Órganos de la Unión Europea (Cdt)
Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop)
Centro Europeo para la prevención y el control de las Enfermedades (ECDC)
Fundación Europea de Formación (ETF)
Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (EUROFOUND)
Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías (EMCDDA)
Observatorio Europeo del Racismo y la Xenofobia (EUMC)
Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales (CPVO)
Oficina de Armonización del Mercado Interior (Marcas, Diseños y Modelos) (OHIM)
Órgano de Vigilancia del GNSS Europeo (en preparación)
¿Cómo funcionan?
Aunque las agencias son muy diferentes, tanto en tamaño como en objetivos, por regla general tienen una estructura básica común y maneras de funcionar similares.
En efecto, cada agencia funciona bajo la autoridad de un Consejo de administración que fija las pautas generales y adopta los programas de trabajo de la agencia, con arreglo a su misión básica, los recursos disponibles y las prioridades políticas. El director ejecutivo, nombrado por el Consejo de Administración o por el Consejo de Ministros, es responsable de las actividades de la agencia y de la adecuada ejecución de sus programas de trabajo.
Las agencias suelen funcionar gracias a una o más redes de socios situadas en el territorio de la Unión. Además, todas ellas tienen ciertas características organizativas comunes:
1. Un Consejo de administración, cuya composición se establece en el reglamento por el que se crea la agencia. Los Consejos de administración de las agencias incluyen siempre representantes de las administraciones de los Estados miembros y uno o varios representantes de la Comisión, pudiendo también contar con miembros designados por el Parlamento Europeo o por los interlocutores sociales; en el caso especial del Centro de Traducción de los órganos de la Unión Europea, en el Consejo también hay representantes de los usuarios, que son las demás agencias.
En la actual Comunidad Europea compuesta por veinticinco países el tamaño de cada Consejo de administración varía entre un mínimo de dieciséis miembros y un máximo de setenta y ocho (agencias cuatripartitas). Los países no miembros también pueden participar en determinados casos, pero no tienen derecho a voto.
2. Un director ejecutivo, que es el representante legal de la agencia. El reparto de poderes entre el Consejo de administración y el director ejecutivo se establece en el reglamento por el que se crea la agencia, y puede detallarse en sus normas de procedimiento.
3. Uno o más comités técnicos o científicos, compuestos por expertos especializados en el ámbito pertinente, pueden también asistir al Consejo de administración (como las comisiones presupuestarias) y al director ejecutivo, elaborando dictámenes sobre cuestiones (técnicas) que se les planteen o actuando como enlaces de información. (Por ejemplo: el Comité de Especialidades Farmacéuticas, gestionado por la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos, o el Foro consultivo de la Fundación Europea de Formación de Turín).
4. En la mayoría de los casos, la auditoría interna de las agencias la realiza el interventor de la Comisión o, si así se estipula en las normas de procedimiento, un auditor designado por la agencia. En cualquier caso, las agencias están sujetas al control externo del Tribunal de Cuentas de las Comunidades Europeas.
5. La mayoría de las agencias se financian mediante subvenciones comunitarias asignadas a tal efecto en el Presupuesto General de la Unión Europea. Sin embargo, cinco agencias se autofinancian parcial o totalmente: la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos, la Oficina de Armonización del Mercado Interior, la Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales y la Agencia Europea de Seguridad Aérea, que pueden cobrar honorarios; el Centro de Traducción para los Organismos de la Unión Europea recibe aportaciones financieras de sus «clientes» (las demás agencias).
Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (OSHA)
La mejora continua de la seguridad y la salud en el trabajo (SST) es un objetivo fundamental de la política social y laboral en Europa. Sin embargo, el alcance y diversidad de las cuestiones relacionadas con la salud y la seguridad en el trabajo a que se enfrenta Europa exceden los recursos y conocimientos con que pueden contar cada uno de los Estados miembros o instituciones por separado. Por tal motivo se creó la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (OSHA): para reunir y poner en común una vasta reserva de conocimientos e información sobre cuestiones relativas a la SST, en particular las relacionadas con las buenas prácticas de prevención.
La Agencia actúa como catalizador desarrollando, analizando y difundiendo información que sirva para mejorar el estado de la seguridad y la salud en el trabajo en Europa. Además de desarrollar una red global de sitios web sobre salud y seguridad, la Agencia realiza campañas y cuenta con un activo programa de publicaciones que abarca desde informes especializados hasta boletines informativos, cubriendo una amplia variedad de problemas en materia de salud y seguridad en el trabajo.
Los centros de referencia nacionales, que suelen ser la organización líder de la SST en sus países respectivos, coordinan y divulgan la información de la Agencia en sus propios países. Además, la Agencia colabora con varios socios, entre los que cabe destacar la Comisión Europea, otras instituciones europeas y los interlocutores sociales europeos, así como organizaciones internacionales y organizaciones de salud y seguridad en el mundo entero.
Al frente de la Agencia se encuentra el Director y un Consejo de Dirección compuesto por representantes de los gobiernos, de los empresarios y de los trabajadores de los 25 Estados miembros, así como de la Comisión Europea. El Consejo de Dirección nombra una Mesa.
El fundamento jurídico de las actividades de la Agencia lo constituyen cuatro Reglamentos del Consejo:
2062/941643/95 (en el que se incluyen los tres nuevos Estados miembros de la ampliación de 1995)1654/2003 (actualizó el Reglamento de la Agencia en consonancia con las nuevas disposiciones financieras de la UE y las disposiciones relativas al acceso del público a los documentos)1112/2005 (modificaciones de las estructuras de gobierno y de gestión de la Agencia
Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop)
El Cedefop — Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional—, creado en 1975, es una agencia europea que contribuye a la promoción y al desarrollo de la formación profesional en la Unión Europea (UE).
El Cedefop, cuya sede quedó fijada inicialmente en Berlín, fue una de las primeras agencias especializadas y descentralizadas que se crearon. La sede principal del Cedefop se trasladó a Salónica en 1995, aunque sigue en funcionamiento una oficina de enlace en Bruselas.
El Cedefop intenta promover un espacio europeo de la formación permanente (o «aprendizaje permanente») en todo el territorio de la UE recién ampliada. Para ello, suministra informaciones y análisis sobre sistemas, políticas, investigación y práctica de la formación profesional.
Las misiones del Cedefop son:
1. reunir documentación y análisis sobre datos seleccionados;2. contribuir a desarrollar y coordinar la investigación;3. utilizar y difundir las informaciones recopiladas;4. fomentar respuestas comunes ante los problemas de la formación profesional;5. ofrecerse como foro para el debate y los intercambios de ideas.
El Cedefop ha asumido las siguientes prioridades a medio plazo para el período 2003-2006, como principios rectores para las actividades e informaciones que ofrece:
1. mejorar el acceso a la formación, la movilidad y la inclusión social;2. crear oportunidades formativas y valorizar la formación;3. apoyar el surgimiento de redes y asociaciones en la UE ampliada.
El Cedefop elabora y ofrece sus informaciones en formato impreso o electrónico, y reúne además a personas mediante las visitas de estudio, conferencias y seminarios que organiza. Las informaciones del Cedefop van destinadas a responsables políticos, investigadores y profesionales activos de la formación profesional, tanto de la UE como del exterior.
Los programas de trabajo del Cedefop y su último informe anual están disponibles en Internet ( http://www.cedefop.europa.eu), donde se encuentra también información sobre el personal, el Consejo de Administración y la organización del Cedefop. Asimismo, el Cedefop gestiona un espacio web interactivo, el «Electronic Training Village», cuya dirección es: www.trainingvillage.gr

ORGANIZACIONES, INSTITUCIONES Y ASOCIACIONES
• ACAS: en Reino Unido, Servicio de Consejo, Conciliación y Arbitraje encargado de recibir las demandas de los trabajadores.
• AGEFIPH: en Francia, Agencia Nacional para la Gestión del Fondo para la Inserción Profesional de los Discapacitados.
• AMI: en Suecia, Instituto de Rehabilitación y de Evaluación Profesional.
• AMU: en Suecia, centro de formación profesional.
• ANPE: en Francia, Antena Nacional Para el Empleo.
• AUE: Acta Unica Europea, firmada en Luxemburgo en febrero de 1986 por los Estados miembros de la Comuidad europea.
• CAT: en Francia, Centro de Ayuda Laboral, que constituye, junto con los talleres protegidos, una de las modalidades de trabajo protegido.
• CEEP: Centro Europeo de la Empresa Pública (representante de los empresarios).
• CES: Confederación Europea de Sindicatos (representante de los trabajadores).
• COT: en Luxemburgo, Comisión encargada de la evaluación y la orientación de minusválidos, que funciona como un equipo especializado dentro de la STH (ver esta palabra).
• COTOREP: en Francia, Comisión Técnica de Orientación y Rehabilitación Profesional, encargada de la evaluación de la discapacidad.
• DDA: en Reino Unido, Disabled Discrimination Act, ley sobre la discriminación de los minusválidos, de 1995.
• FAS: en Irlanda, Autoridad Nacional de Empleo y Formación.
• FSE: Fondo Social Europeo.
• GMD: en los Países Bajos, Oficina de evaluación y colocación de minusválidos.
• IEFP: en Portugal, Instituto de Empleo y Formación Profesional.
• INEM: en España, Instituto Nacional de Empleo.
• LEC: en Reino Unido (Escocia), Consejos de Empresas Locales, encargados de la elaboración de programas de formación profesional.
• NRB: en Irlanda, National Rehabilitation Board, Oficina Nacional para la Rehabilitación, encargada de la evaluación y la orientación de minusválidos.
• OAED: en Grecia, Organización Nacional para el Empleo y la Mano de obra.
• OMS: Organización Mundial de la Salud.
• OIT: Organización Internacional del Trabajo.
• PACT: en Reino Unido, Servicio de Asesoramiento y de Evaluación para la Colocación de minusválidos.
• PAN: Plan de Acción Nacional (en el marco de la estrategia comunitaria de empleo).
• PDD: Partenariado de Desarrollo (en el marco de la iniciativa EQUAL).
• PIC: Programa de Iniciativa Comunitaria (en el marco de la iniciativa EQUAL).
• RQTH: en Francia, Reconocimiento de la Calidad de Trabajador Discapacitado.
• SAMHALL: en Suecia, empresa estatal que emplea a personas con dificultades en el mercado laboral. SAMHALL ofrece empleos a personas afectadas de cualquier tipo de discapacidad.
• SEA: en Reino Unido, servicio especializado en la colocación de trabajadores discapacitados en el medio protegido.
• SEE: Estrategia Europea para el Empleo, puesta en práctica a partir del Tratado de Amsterdam, en 1997.
• SMIC: en Francia, Salario Mínimo Interprofesional (Salaire Minimum de Croissance).
• SPS: en Reino Unido, programa de colocación subsidiada, que es una modalidad especial del empleo protegido.
• STH: en Luxemburgo, Servicio para los Trabajadores Minusválidos, encargado de la formación y la colocación.
• TEC: en Reino Unido, Consejos de Empresas Locales (ver también LEC), encargados de elaborar programas de formación profesional.
• TUE: Tratado de la Unión Europea, firmado en Maastricht en 1992.
• UNICE: Unión de Industrias de la Unión Europea (representante de los empresarios).

III. LA ESTRATEGIA EUROPEA PARA EL EMPLEO (EEE). OBJETIVOS Y DIRECTRICES. LAS INICIATIVAS Y PROGRAMAS COMUNITARIAS. LA TRANSCIONALIDAD.
El nacimiento de la estrategia europea de empleo : el proceso de Luxemburgo (noviembre de 1997)
A raíz de la introducción del nuevo título «Empleo» en el Tratado de la Unión Europea (UE) en 1997, los Jefes de Estado o de Gobierno lanzan la estrategia europea de empleo (EEE) en la Cumbre Europea de Luxemburgo sobre el empleo, a fin de coordinar las políticas nacionales en materia de empleo. La EEE establece una vigilancia multilateral que alienta a los Estados miembros a aplicar políticas más eficaces en este ámbito. Se dirige en particular a la capacidad de inserción profesional, el espíritu empresarial, la capacidad de adaptación y la igualdad de oportunidades en el mercado de trabajo europeo.
La cooperación en materia de empleo antes de 1997
1. El pleno empleo siempre ha sido uno de los objetivos de la Comunidad, que ya figuraba en el Tratado de Roma.
2.Desde entonces, el Fondo Social Europeo (FSE) ha sido un instrumento de ayuda para fomentar el empleo y la movilidad de los trabajadores.
3. No obstante, la cooperación entre los Estados miembros antes de 1997 consistía sobre todo en la tradicional colaboración entre gobiernos y dentro de las organizaciones nacionales, como la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ( EN ) ( FR ) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) , que son plataformas multilaterales europea e internacional para la cooperación, en particular en lo que respecta al mercado laboral.
Los problemas estructurales y las dificultades macroeconómicas de los años noventa pusieron de manifiesto la necesidad de una respuesta coordinada a escala europea. El «Libro Blanco de Delors» de 1993 sobre el crecimiento, la competitividad y el empleo fue el primer paso hacia una verdadera cooperación a escala europea.
Basándose en dicho Libro Blanco, el Consejo Europeo de Essen identifica cinco objetivos clave que los Estados miembros se comprometen a perseguir: «desarrollo de los recursos humanos a través de la formación profesional», «apoyo a las inversiones productivas mediante políticas salariales moderadas», «mejora de la eficacia de las instituciones del mercado laboral», «identificación de nuevas fuentes de empleo a través de las iniciativas locales y promoción del acceso al mercado laboral para determinados grupos, como los jóvenes, los desempleados de larga duración y las mujeres». Sin embargo, sin un compromiso firme de los Estados miembros, resultaba difícil alcanzar esos objetivos centrales de la « Estrategia de Essen ».
4. En consecuencia, en el Tratado de Amsterdam de 1997 se incluye un nuevo capítulo que, aun manteniendo la competencia de los Estados miembros en lo que respecta a la política de empleo, refuerza el enfoque comunitario de manera global en todos los Estados miembros y se materializa en una estrategia coordinada para el empleo .
La promoción de una mano de obra cualificada y de un mercado laboral más reactivo a los cambios económicos se convierte en una «cuestión de interés común». El Tratado también proporciona la base jurídica para la creación de un Comité de Empleo e introduce el voto por mayoría cualificada en los ámbitos relativos al empleo, lo cual facilita la toma de decisiones.
Lanzamiento de la estrategia europea de empleo (EEE) en 1997
5. La Cumbre de Luxemburgo sobre el empleo ( DE ) ( EN ) ( FR ), en noviembre de 1997, anticipa la entrada en vigor del Tratado de Amsterdam lanzando la EEE. El objetivo de la EEE es reducir significativamente el desempleo a escala europea en cinco años. La EEE crea un marco de vigilancia multilateral que incluye, en particular, un informe conjunto sobre el empleo anual, unas directrices de empleo que servirán de base para los planes nacionales de acción (PNA) ( DE ) ( EN ) ( FR ) elaborados por los Estados miembros, así como recomendaciones del Consejo de Ministros a los distintos Estados miembros (véanse los instrumentos de la EEE ).
6. La coordinación de las políticas nacionales de empleo tiene como principal objetivo que los Estados miembros se comprometan sobre un conjunto de objetivos y metas comunes, en torno a cuatro pilares: la empleabilidad, el espíritu empresarial, la adaptabilidad y la igualdad de oportunidades:
• la empleabilidad: la lucha contra el desempleo de larga duración y el desempleo de los jóvenes, la modernización de los sistemas de educación y de formación, un seguimiento activo de los desempleados, proponiéndoles una alternativa en el ámbito de la formación o del empleo (al cabo de 6 meses para los jóvenes desempleados y de 12 meses para los desempleados de larga duración), la reducción del abandono escolar prematuro en un 50 %, así como el establecimiento de un acuerdo marco entre la patronal y los interlocutores sociales para que las empresas intervengan en la formación y en la adquisición de experiencia;
• el espíritu empresarial: la puesta en práctica de normas claras, estables y fiables para la creación y la gestión de empresas y la simplificación de las obligaciones administrativas para las pequeñas y medianas empresas (PYME). La estrategia consiste en reducir significativamente el coste derivado de la contratación de un trabajador adicional, facilitar el paso al empleo independiente y la creación de microempresas, desarrollar mercados de capital riesgo a fin de facilitar la financiación de las PYME y reducir las cargas fiscales que gravan el trabajo antes del año 2000;
• la adaptabilidad: la modernización de la organización y la flexibilidad del trabajo y la elaboración de contratos adaptables a los distintos tipos de trabajo, el apoyo de la formación dentro de las empresas mediante la supresión de los obstáculos fiscales y la movilización de ayudas públicas para mejorar la competencia de la población activa, la creación de puestos de trabajo viables y un funcionamiento eficaz del mercado laboral;
• la igualdad de oportunidades: la lucha contra las diferencias entre hombres y mujeres y un mayor empleo de estas últimas, aplicando políticas de interrupción de la actividad profesional, de permiso parental, de trabajo a tiempo parcial, así como unos servicios de calidad para el cuidado de los niños. La EEE propone asimismo a los Estados miembros que faciliten la reincorporación al trabajo, en particular para las mujeres.
7. La EEE introduce un nuevo método de trabajo, «el método abierto de coordinación (MAC)». Dicho método crea un equilibrio entre la responsabilidad de la Comunidad y la de los Estados miembros (el principio de «subsidiariedad»), establece objetivos cuantitativos comunes a escala europea y aplica una vigilancia a escala comunitaria fomentada a través del intercambio de experiencias. El MAC facilita el debate político a distintos niveles y sigue el enfoque integrado: las acciones adoptadas en el ámbito del empleo han de ser coherentes con los ámbitos cercanos al empleo, como las políticas sociales, la educación, el régimen fiscal, la política empresarial y el desarrollo regional.
8. El Consejo de Lisboa de marzo de 2000 se fijó el objetivo de convertir a Europa en «la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo, capaz de crecer económicamente de manera sostenible con más y mejores empleos y con mayor cohesión social» en diez años. La EEE adquiere toda su importancia en esa estrategia global. Además, en marzo de 2002, el Consejo Europeo de Barcelona pidió el refuerzo de la EEE como instrumento clave para sostener la Estrategia de Lisboa en la UE ampliada.

ESTRATEGIA EUROPEA DE EMPLEO (E.E.E.)
La E.E.E. se basa en tres procesos, llamados, Luxemburgo, Cardiff y Colonia, que corresponden a los nombres de las Cumbres europeas en las que se desarrolla lo establecido por el Tratado de Ámsterdam relativo al empleo.
• Proceso de Luxemburgo (noviembre 1997): aspira a reforzar la coordinación de las políticas de empleo nacionales.
• Proceso de Cardiff (junio de 1998): Este proceso tiene por objetivo las reformas económicas necesarias para convertir al mercado único en un motor de creación de empleo y el fomento del espíritu empresarial y la competitividad: supresión de los obstáculos al comercio entre Estados miembros.
• Proceso de Colonia (junio de 1999). Complementa los dos procesos anteriores con el Pacto Europeo para el Empleo (PEE), en el que se reúnen en un amplio plan todas las medidas de la política de empleo de la Unión.
• El Consejo Europeo de Lisboa (marzo de 2000) se centró en la coherencia entre los diversos procesos de coordinación y en la mejora de su estructura. En vez de iniciar un nuevo proceso, el Consejo introdujo un nuevo método político denominado nuevo método abierto de coordinación con el fin de aplicar el nuevo objetivo estratégico adoptado en la cumbre de Lisboa.
La revisión de la estrategia de empleo cada primavera que fija el Consejo de Lisboa, ha tenido lugar con ocasión del Consejo Europeo de Estocolmo (marzo de 2001), y tendrá lugar también en el Consejo Europeo de Barcelona (marzo de 2002).
La cooperación en materia de empleo antes de 1997
1. El pleno empleo siempre ha sido uno de los objetivos de la Comunidad, que ya figuraba en el Tratado de Roma.
2.Desde entonces, el Fondo Social Europeo (FSE) ha sido un instrumento de ayuda para fomentar el empleo y la movilidad de los trabajadores.
3. No obstante, la cooperación entre los Estados miembros antes de 1997 consistía sobre todo en la tradicional colaboración entre gobiernos y dentro de las organizaciones nacionales, como la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ( EN ) ( FR ) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) , que son plataformas multilaterales europea e internacional para la cooperación, en particular en lo que respecta al mercado laboral.
Los problemas estructurales y las dificultades macroeconómicas de los años noventa pusieron de manifiesto la necesidad de una respuesta coordinada a escala europea. El «Libro Blanco de Delors» de 1993 sobre el crecimiento, la competitividad y el empleo fue el primer paso hacia una verdadera cooperación a escala europea.
Basándose en dicho Libro Blanco, el Consejo Europeo de Essen identifica cinco objetivos clave que los Estados miembros se comprometen a perseguir: «desarrollo de los recursos humanos a través de la formación profesional», «apoyo a las inversiones productivas mediante políticas salariales moderadas», «mejora de la eficacia de las instituciones del mercado laboral», «identificación de nuevas fuentes de empleo a través de las iniciativas locales y promoción del acceso al mercado laboral para determinados grupos, como los jóvenes, los desempleados de larga duración y las mujeres». Sin embargo, sin un compromiso firme de los Estados miembros, resultaba difícil alcanzar esos objetivos centrales de la « Estrategia de Essen ».
4. En consecuencia, en el Tratado de Amsterdam de 1997 se incluye un nuevo capítulo que, aun manteniendo la competencia de los Estados miembros en lo que respecta a la política de empleo, refuerza el enfoque comunitario de manera global en todos los Estados miembros y se materializa en una estrategia coordinada para el empleo .
La promoción de una mano de obra cualificada y de un mercado laboral más reactivo a los cambios económicos se convierte en una «cuestión de interés común». El Tratado también proporciona la base jurídica para la creación de un Comité de Empleo e introduce el voto por mayoría cualificada en los ámbitos relativos al empleo, lo cual facilita la toma de decisiones.
Lanzamiento de la estrategia europea de empleo (EEE) en 1997
5. La Cumbre de Luxemburgo sobre el empleo ( DE ) ( EN ) ( FR ), en noviembre de 1997, anticipa la entrada en vigor del Tratado de Amsterdam lanzando la EEE. El objetivo de la EEE es reducir significativamente el desempleo a escala europea en cinco años. La EEE crea un marco de vigilancia multilateral que incluye, en particular, un informe conjunto sobre el empleo anual, unas directrices de empleo que servirán de base para los planes nacionales de acción (PNA) ( DE ) ( EN ) ( FR ) elaborados por los Estados miembros, así como recomendaciones del Consejo de Ministros a los distintos Estados miembros (véanse los instrumentos de la EEE ).
6. La coordinación de las políticas nacionales de empleo tiene como principal objetivo que los Estados miembros se comprometan sobre un conjunto de objetivos y metas comunes, en torno a cuatro pilares: la empleabilidad, el espíritu empresarial, la adaptabilidad y la igualdad de oportunidades:
• la empleabilidad: la lucha contra el desempleo de larga duración y el desempleo de los jóvenes, la modernización de los sistemas de educación y de formación, un seguimiento activo de los desempleados, proponiéndoles una alternativa en el ámbito de la formación o del empleo (al cabo de 6 meses para los jóvenes desempleados y de 12 meses para los desempleados de larga duración), la reducción del abandono escolar prematuro en un 50 %, así como el establecimiento de un acuerdo marco entre la patronal y los interlocutores sociales para que las empresas intervengan en la formación y en la adquisición de experiencia;
• el espíritu empresarial: la puesta en práctica de normas claras, estables y fiables para la creación y la gestión de empresas y la simplificación de las obligaciones administrativas para las pequeñas y medianas empresas (PYME). La estrategia consiste en reducir significativamente el coste derivado de la contratación de un trabajador adicional, facilitar el paso al empleo independiente y la creación de microempresas, desarrollar mercados de capital riesgo a fin de facilitar la financiación de las PYME y reducir las cargas fiscales que gravan el trabajo antes del año 2000;
• la adaptabilidad: la modernización de la organización y la flexibilidad del trabajo y la elaboración de contratos adaptables a los distintos tipos de trabajo, el apoyo de la formación dentro de las empresas mediante la supresión de los obstáculos fiscales y la movilización de ayudas públicas para mejorar la competencia de la población activa, la creación de puestos de trabajo viables y un funcionamiento eficaz del mercado laboral;
• la igualdad de oportunidades: la lucha contra las diferencias entre hombres y mujeres y un mayor empleo de estas últimas, aplicando políticas de interrupción de la actividad profesional, de permiso parental, de trabajo a tiempo parcial, así como unos servicios de calidad para el cuidado de los niños. La EEE propone asimismo a los Estados miembros que faciliten la reincorporación al trabajo, en particular para las mujeres.
7. La EEE introduce un nuevo método de trabajo, «el método abierto de coordinación (MAC)». Dicho método crea un equilibrio entre la responsabilidad de la Comunidad y la de los Estados miembros (el principio de «subsidiariedad»), establece objetivos cuantitativos comunes a escala europea y aplica una vigilancia a escala comunitaria fomentada a través del intercambio de experiencias. El MAC facilita el debate político a distintos niveles y sigue el enfoque integrado: las acciones adoptadas en el ámbito del empleo han de ser coherentes con los ámbitos cercanos al empleo, como las políticas sociales, la educación, el régimen fiscal, la política empresarial y el desarrollo regional.
8. El Consejo de Lisboa de marzo de 2000 se fijó el objetivo de convertir a Europa en «la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo, capaz de crecer económicamente de manera sostenible con más y mejores empleos y con mayor cohesión social» en diez años. La EEE adquiere toda su importancia en esa estrategia global. Además, en marzo de 2002, el Consejo Europeo de Barcelona pidió el refuerzo de la EEE como instrumento clave para sostener la Estrategia de Lisboa en la UE ampliada.
Comunicación sobre el futuro de la estrategia europea de empleo (2003)
Esta Comunicación, presentada por la Comisión como documento de debate con vistas a la revisión de la EEE en 2003, ha tenido por objeto presentar las líneas generales de la nueva estrategia de empleo, con ejemplos concretos de objetivos existentes y consideraciones y sugerencias de posibles nuevos objetivos. La Comunicación introduce una nueva generación de directrices. Está previsto efectuar una revisión posterior en 2005, en el marco de la revisión de la Estrategia de Lisboa.
ACTO
Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 14 de enero de 2003, -
«El futuro de la estrategia europea de empleo (EEE) - una estrategia para el pleno empleo y mejores puestos de trabajo para todos» [COM (2003) 6 final - no publicada en el Diario Oficial].
SÍNTESIS
1. La Comunicación completa el balance de los cinco años de la estrategia europea de empleo (EEE). Estimando que la EEE es un elemento fundamental de apoyo de la Agenda de Lisboa , la Comisión hace hincapié en que ésta contribuirá a responder a los retos a medio y largo plazo a los que ha de hacer frente la Unión Europea, en particular mediante una nueva generación de directrices para el empleo.
2. Lo más destacable de las recomendaciones de la Comisión son la simplificación de las directrices, la definición de objetivos cuantitativos, una mejor coordinación de las políticas y la movilización de los distintos agentes que intervienen en la aplicación de la EEE.
3. Las nuevas directrices tienen tres objetivos globales:
• El pleno empleo, mediante el incremento de las tasas generales de empleo (67 % en 2005 y 70 % en 2010 de media para la Unión Europea), de las tasas de empleo de las mujeres (57 % y 60 %, respectivamente) y la de los trabajadores mayores (50 % en 2010).
• La calidad y la productividad en el trabajo: ambas están estrechamente relacionadas; la calidad incluye, en particular, la satisfacción con la remuneración y las condiciones de trabajo, la salud y la seguridad en el lugar de trabajo, la existencia de una organización flexible del trabajo y de disposiciones en materia de ordenación del tiempo de trabajo, y el equilibrio entre la flexibilidad y la seguridad.
• Cohesión y mercado laboral que fomente la inserción de todas las personas que deseen trabajar (23 millones de solicitantes de empleo en 2001; la tasa de empleo de los 38 millones de personas con discapacidad no llega al 40 %).
4. Para alcanzar esos objetivos globales, la Comisión propone lo siguiente:
• Introducir o reforzar medidas activas y preventivas destinadas a los desempleados y a las personas inactivas, mediante la presentación de una oferta apropiada a la persona apropiada en el momento apropiado, mediante la identificación temprana de las necesidades de cada solicitante de empleo, y mediante un plan de acción personalizado con vistas a garantizar una integración duradera. Debe prestarse especial atención al desempleo de los jóvenes y al desempleo de larga duración.
• Hacer que sea más rentable trabajar, mediante una revisión de los sistemas fiscales y de protección social para suprimir las trampas del desempleo y de la pobreza, alentando la incorporación y la permanencia de las mujeres en el mercado laboral, o su reintegración tras una interrupción de su carrera profesional, y manteniendo a los trabajadores mayores durante un mayor período de tiempo en la vida activa.
• Fomentar el espíritu empresarial para crear más y mejores puestos de trabajo, en particular a través de la sensibilización sobre la posibilidad de optar por un trabajo autónomo, sobre todo entre los desempleados, las mujeres, los jóvenes y las personas inactivas, así como a través de la reducción de los obstáculos que entorpecen la contratación de personal, sobre todo en las empresas de pequeñas dimensiones.
• Transformar el trabajo no declarado en empleo legal, a través de la sensibilización sobre los efectos nefastos del trabajo no declarado, la simplificación de los procedimientos y de la legislación, la reducción de la carga fiscal que grava el trabajo, la vigilancia y sanciones eficaces.
• Promover el envejecimiento activo , para mantener a los trabajadores más tiempo en actividad, en particular mejorando la calidad del trabajo.
• Desarrollar y reforzar la política de inmigración con vistas a una buena integración de los migrantes.
• Promover la capacidad de adaptación en el mercado laboral, mediante la diversificación de las condiciones contractuales y las modalidades relativas al tiempo de trabajo, mediante el fomento del acceso a la formación y mediante la negociación entre los interlocutores sociales.
• Fomentar la inversión en recursos humanos y las estrategias de aprendizaje permanente, mediante la reorientación del gasto público a fin de incrementar la eficacia en estos ámbitos, mediante la elevación del nivel de educación y mediante una mayor participación de las empresas en la formación de adultos.
• Promover la igualdad entre hombres y mujeres, evaluando sistemáticamente la incidencia de las nuevas propuestas legislativas sobre la igualdad entre hombres y mujeres, incrementando la participación de las mujeres en estos ámbitos clave, como la enseñanza superior y la investigación, y promoviendo estructuras que permitan a las mujeres conservar su empleo, por ejemplo guarderías.
• Apoyar la integración y la lucha contra la discriminación en el mercado de trabajo de las personas desfavorecidas, por ejemplo debido a una discapacidad, al origen étnico, a la situación familiar, a la edad, al lugar de residencia, etc.;
• Reducir las disparidades regionales en materia de empleo, a través de una política específica dirigida a la calidad de los recursos humanos, la adquisición de competencias y del aprendizaje permanente, y de las asociaciones locales y regionales, fomentando la creación de empleo y la lucha contra las carencias en materia de cualificaciones.
En el anexo de la presente Comunicación se incluyen ejemplos de indicadores y de los objetivos cuantificados para la EEE.
5. Los servicios operativos que desempeñan un papel especialmente importante en el contexto de la EEE son los servicios de empleo, los servicios de reinserción social, los servicios de formación y los servicios de inspección de trabajo. Los interlocutores sociales, a los que se ha pedido que presenten un informe anual sobre su contribución a escala europea, nacional, regional y local, también participan estrechamente en la aplicación de la EEE.
6. El Consejo Europeo de Berlín de 1999 consagró el Fondo Social Europeo (FSE) como instrumento financiero clave para apoyar la EEE, pero es preciso tener en cuenta la evolución de los mercados de empleo regionales y nacionales al aplicar los programas de los Fondos Estructurales.
Iniciativas Comunitarias (2000-2006)
• Las Iniciativas comunitarias se desarrollarán a través de:
INTERREG, que persigue la cooperación transfronteriza, transnacional e interregional destinada a fomentar un desarrollo armonioso, equilibrado y sostenible del conjunto del espacio comunitario.
URBAN, apoyando la revitalización económica y social de las ciudades y de las periferias urbanas en crisis con vistas a promover un desarrollo urbano sostenible.
LEADER, que promueve el desarrollo rural.
EQUAL, llevando a cabo la cooperación transnacional para promocionar nuevos métodos de lucha contra las discriminaciones y desigualdades de toda clase en relación con el mercado de trabajo.
• La participación en el ámbito de cada iniciativa será financiado por un único Fondo:
El FEDER por lo que respecta al ámbito de Interreg.
También el FEDER para el ámbito de Urban.
La Sección de Orientación del FEOGA para el ámbito de Leader.
El FSE para la iniciativa EQUAL.

EQUAL
La iniciativa comunitaria EQUAL está dirigida a promover nuevas prácticas de lucha contra todo tipo de discriminación y de desigualdad en el mercado de trabajo en un contexto de cooperación nacional y facilitar la inserción social y profesional de los solicitantes de asilo.
ACTO
Comunicación de la Comisión a los Estados miembros de 14.04.2000 por la que se establecen las orientaciones relativas a la iniciativa comunitaria EQUAL, al respecto de la cooperación transnacional para promocionar nuevos métodos de lucha contra las discriminaciones y desigualdades de toda clase en relación con el mercado de trabajo [C(2000)853 - Diario Oficial C 127 de 5.5.2000].
3) SÍNTESIS
La interdependencia cada vez mayor de las economías de los Estados miembros ha dado lugar a inclusión en el Tratado de Amsterdam de un nuevo título sobre empleo ( Título VIII ), en el que se prevé una estrategia coordinada para el empleo y la adopción anual de directrices que los Estados miembros deberán tener en cuenta en sus políticas nacionales.
Dichas directrices, que se han incorporado a los Planes Nacionales de Acción (PNA) ( DE ) ( EN ) ( FR ) de cada Estado miembro, se asientan en cuatro pilares:
• la capacidad de inserción profesional;• el espíritu de empresa;• la adaptabilidad;• la igualdad de oportunidades.
La Unión Europea desarrolla asimismo una estrategia integrada de lucha contra la exclusión social y la discriminación, en particular la discriminación por razón de sexo o de orientación sexual, origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad o edad. Existen políticas y programas en este ámbito, en particular con arreglo a los artículos 13 (lucha contra la discriminación) y 137 (promoción de la inserción social) del Tratado. La iniciativa comunitaria EQUAL participa asimismo en la realización de esa estrategia, centrando sus intervenciones en el mercado de trabajo.
Basándose en las enseñanzas de los programas ADAPT y EMPLEO , puestos en práctica en el período 1994-1999, la Comisión Europea desea proseguir la experiencia. Por ello, para el período 2000-2006, mantiene EQUAL entre las cuatro nuevas iniciativas comunitarias (INTERREG III, LEADER+ y URBAN II) presentadas en el Reglamento general (CE) nº 1260/1999 sobre los Fondos Estructurales.
PRINCIPIOS GENERALES
Los Estados miembros y la Comisión cofinancian conjuntamente la iniciativa comunitaria EQUAL. Únicamente el Fondo Social Europeo ( FSE ) participa en la financiación comunitaria de EQUAL, que asciende a 3 274 millones de euros en un período de 7 años. Las disposiciones que figuran en el Reglamento general sobre los Fondos Estructurales son válidos para la aplicación de EQUAL, en particular las relativas a la modulación de los tipos de participación comunitaria en función de la situación geográfica de las intervenciones.
La iniciativa comunitaria EQUAL es distinta de los programas relativos al objetivo nº 1 , el objetivo nº 2 y el objetivo nº 3 de los Fondos Estructurales. En efecto, dicha iniciativa es un laboratorio permanente de experimentación que permite elaborar y divulgar nuevos métodos de aplicación de las políticas de empleo a fin de luchar contra todo tipo de discriminación y de desigualdad, incluidas aquéllas que sufren los solicitantes de asilo. En su día, las soluciones innovadoras que hayan demostrado su eficacia se divulgarán entre las autoridades políticas y de gestión responsables con vistas a su integración (mainstream) en las intervenciones principales subvencionadas con cargo a los Fondos Estructurales.
Cada Estado miembro presenta a la Comisión un programa de iniciativa comunitaria (PIC) en el que expone su estrategia y las modalidades de aplicación de EQUAL. Las intervenciones financiadas en el marco de los PIC son agrupadas en ámbitos temáticos y se aplican en asociaciones de desarrollo (AD) geográficas o sectoriales. La cooperación transnacional, instrumento del valor añadido, puede propiciar el intercambio de experiencias y de buenas prácticas. Además, la innovación forma parte de la iniciativa comunitaria. Puede estar vinculada a los procesos (mejora de los enfoques existentes, nuevos métodos, nuevos instrumentos), a los objetivos perseguidos (objetivos que hacen surgir nuevas o prometedoras cualificaciones y nuevas cuencas de empleo) o al contexto (nuevas estructuras administrativas o políticas, sistemas innovadores de intervención).
Enfoque temático
Los Estados miembros basan su estrategia para EQUAL en ámbitos temáticos específicos que se hallan dentro de los cuatro pilares de las directrices para el empleo (además del ámbito temático «solicitantes de asilo»). A continuación se indican esos ámbitos temáticos, que pueden revisarse cada dos años en función de la evolución del mercado de trabajo:
• Pilar 1: Capacidad de inserción profesional
a) Facilitar el acceso al mercado de trabajo de quienes experimentan dificultades para integrarse o reintegrarse en el mercado de trabajo.b) Luchar contra el racismo y la xenofobia en el mercado de trabajo.
• Pilar 2: Espíritu de empresa
c) Abrir a todos el proceso de creación de empresas, facilitando los instrumentos necesarios para crear una empresa y para identificar nuevas posibilidades de empleo en las zonas urbanas y rurales.d) Fortalecer la economía social (tercer sector), y en particular los servicios de interés público, centrándose en la mejora de la calidad de los puestos de trabajo.
• Pilar 3: Capacidad de adaptación
e) Promover la formación continua y las prácticas de inclusión, fomentando la contratación y el mantenimiento en el empleo de quienes sufran discriminación o desigualdad de trato en el mundo laboral.f) Facilitar la capacidad de adaptación de las empresas y de los trabajadores a las transformaciones económicas y a la utilización de las nuevas tecnologías de la información.
• Pilar 4: Igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres
g) Hacer compatible la vida familiar y profesional, promover el empleo de los hombres y de las mujeres que han abandonado el mundo laboral, desarrollando formas más eficaces y flexibles de organización del trabajo y de servicios de ayuda a las personas.h) Reducir las diferencias de trato entre hombres y mujeres y promover la eliminación de la segregación profesional.
• Pilar 5: Ayudar a la integración de los solicitantes de asilo (Según el estatuto oficial del solicitante de asilo --ámbito extremadamente complejo, tratado de forma diferente en los distintos Estados miembros--, la ayuda puede centrarse en los medios para facilitar el acceso al mercado de trabajo o consistir en impartir formación a los solicitantes de asilo no aceptados, antes de que abandonen el país).
En función del contexto nacional que interviene en la definición de las prioridades de acción, los Estados miembros eligen, salvo excepciones, al menos un ámbito de acción de cada pilar. La promoción de la igualdad entre hombres y mujeres es parte de esos ámbito temáticos elegidos, además de las acciones específicas que le están reservadas en el marco del pilar 4.
En función de la amplitud del fenómeno a escala nacional, los Estados miembros prevén un nivel mínimo de acciones en favor de los solicitantes de asilo. Éstos se reparten en tres categorías:
1) los solicitantes de asilo cuya solicitud está en curso de examen por el Estado miembro; 
2) aquellos que han sido admitidos en el marco de un programa de reinstalación o de evacuación humanitaria o que se hallan bajo un régimen de protección temporal; 
3) los solicitantes de asilo a los que no se ha concedido el estatuto de refugiados pero que tienen otro tipo de protección (protección complementaria o subsidiaria) porque su situación individual les impide volver a su país de origen. En la Unión Europea, la situación de los solicitantes de asilo es difícil: o bien no pueden acceder al mercado de trabajo, o bien lo hacen en condiciones restrictivas. Por ello, acciones concretas dirigidas a ellos podrían adoptar la forma de AD sectoriales (intervención de todos los socios apropiados a escala nacional para financiar la integración de esas personas) o geográficas (en un territorio en el cual dicha categoría está muy representada). Las acciones dirigidas a los solicitantes de asilo es el noveno ámbito temático de la iniciativa EQUAL en los ámbitos en los que las AD pueden realizar sus acciones.
La asociación
La asociación es un componente fundamental en la aplicación de la iniciativa comunitaria EQUAL. Las asociaciones de desarrollo (AD) --beneficiarias finales de la ayuda financiera-- están compuestas por agentes interesados y competentes: las autoridades públicas a escala nacional, regional o local; las entidades territoriales; los servicios públicos de empleo; las organizaciones no gubernamentales (ONG); las empresas, en particular las pequeñas y medianas empresas (PYME), y los interlocutores sociales. Todos esos agentes cooperan a fin de establecer una estrategia de intervención en cada uno de los ámbitos temáticos anteriormente citados. Juntos, definen y deciden (principio del empowerment) objetivos comunes y buscan soluciones innovadoras de lucha contra la desigualdad y la discriminación.
Los Estados miembros definen el tipo de asociación más apropiada a la situación nacional entre dos enfoques diferentes:
• la asociación de desarrollo geográfica, que agrupa a los agentes de que se trate en un territorio geográfico determinado;
• la asociación de desarrollo sectorial, que cubre un sector económico o industrial concreto y también puede afectar a un grupo destinatario específico.
Habida cuenta de que el FSE es el único Fondo comunitario de ayuda a las AD, acciones subvencionables con cargo a los restantes Fondos Estructurales ( FEDER , Sector Orientación del FEOGA, IFOP ) pueden recibir subvenciones, siempre que sean conformes a lo dispuesto en el Tratado, en particular en lo que respecta a las ayudas estatales.
ACCIONES QUE RECIBEN FINANCIACIÓN
Para cada uno de los ámbitos temáticos de intervención, la iniciativa comunitaria EQUAL concede ayudas a 4 acciones diferenciadas:
• Acción 1: Establecimientos de asociaciones de desarrollo y de cooperación transnacional
Esta acción, que no debe exceder de 6 meses, tiene por objetivo facilitar la creación de AD duraderas y eficaces y velar por que la cooperación transnacional aporte realmente un valor añadido.
Es la principal etapa de selección para la obtención de la financiación EQUAL. Los iniciadores de la AD presentan al Estado miembro un dossier de candidatura en relación con el ámbito temático de intervención y el territorio/sector de que se trate, en el que deben incluirse: la lista de los socios que participen, así como su capacidad y su papel en la gestión administrativa y financiera de las intervenciones previstas; el diagnóstico del problema que ha de resolverse; los objetivos perseguidos; un programa de trabajo para la acción 1 y la naturaleza de las actividades previstas para la acción 2; las expectativas en materia de cooperación transnacional.
Al término de la acción 1, la asociación estará en condiciones de presentar una estrategia común en forma de verdadera AD, que comprenderá como mínimo: una evaluación ex ante de la situación en materia de exclusión y de discriminación en relación con el tema elegido y el territorio/sector de que se trate; un programa de trabajo y un presupuesto realista; la identificación clara del papel de cada socio (dirección, capacidad de toma de decisiones, gestión, administración o financiación); un mecanismo de evaluación permanente (recopilación y análisis de los datos a partir de indicadores); el compromiso formal de participar en la acción 3; una estrategia de integración del principio de igualdad entre hombres y mujeres.
En materia de cooperación transnacional, las AD cooperan al menos con una AD de otro Estado miembro, que por lo general participa en la iniciativa EQUAL. En casos debidamente motivados, la colaboración puede ampliarse con una estructura análoga en un Estado no miembro que pueda optar a la financiación de los programas Phare , TACIS ( EN ) o MEDA ( EN ). 
• Acción 2: Ejecución de los programas de trabajo de las asociaciones de desarrollo
Para recibir la financiación destinada a la puesta en práctica de la acción 2, cada AD seleccionada presenta un acuerdo de asociación de desarrollo y un acuerdo de cooperación transnacional que cumpla los criterios establecidos en la acción 1. Esos dos documentos deben cumplir las siguientes condiciones: transparencia (disponibilidad de la cofinanciación necesaria, habilitación para gestionar fondos públicos, pertenencia al ámbito público de los resultados de las actividades); capacidad representativa de la asociación; voluntad de --y aptitud para-- participar en las actividades de cooperación transnacional (plusvalía esperada, divulgación de los resultados dentro de las redes nacionales y europeas).
El programa de trabajo y el presupuesto de la acción 2 cubren un período inicial de 2 a 3 años, que podrá prorrogarse. 
• Acción 3: Puesta en red temática, divulgación de buenas prácticas y repercusión sobre la política nacional
Esta acción --obligatoria para todas las AD-- financia actividades de puesta en red, divulgación e integración en las políticas de empleo y del mercado de trabajo. Las AD actúan, ya sea aisladamente, ya sea en grupo, a partir de su propia experiencia.
Los Estados miembros crearán mecanismos que faciliten la integración de la lucha contra la discriminación y el trato incorrecto tanto en el plano horizontal (a nivel de las políticas regionales y nacionales, en particular los PNA y los Fondos Estructurales). Esos mecanismos están dirigidos a lo siguiente: identificar los factores generadores de desigualdad y de discriminación, controlar y analizar el impacto real o potencial de las AD sobre los grupos destinatarios y sobre las prioridades de los PNA. Además, identifican y evalúan los factores generadores de buenas prácticas que se divulgarán al término de la acción 1. 
• Acción 4: Asistencia técnica
La asistencia técnica servirá para: facilitar la búsqueda de socios y la consolidación de asociaciones para la cooperación transnacional (acción 1); recopilar, publicar y divulgar la experiencia adquirida y los resultados obtenidos, incluidos los informes anuales de las AD (acción 2); sostener la puesta en red temática, las actividades de divulgación y la puesta en red de mecanismos que tengan un fuerte impacto político (acción 3); cooperar para la puesta en red a escala europea y la distribución de toda la información pertinente con los demás Estados miembros y la Comisión
• . La asistencia técnica sostiene asimismo el seguimiento, la auditoría y la evaluación de las acciones, tanto en los Estados miembros como a escala europea
• Con una dotación máxima del 8 % de la contribución del FSE a cada programa de iniciativa comunitaria, la asistencia técnica se presta a través de las estructuras elegidas de modo transparente a escala nacional.
DIVULGACIÓN Y EVALUACIÓN A ESCALA EUROPEA
Los Estados miembros, los interlocutores sociales y la Comisión cooperan a fin de aprovechar el potencial de impacto de las buenas prácticas de EQUAL sobre la estrategia europea para el empleo. A escala de la Unión Europea, la Comisión establece un mecanismo de evaluación que permite estimar las repercusiones de la iniciativa comunitaria a través de tres acciones diferenciadas:
• Un examen temático a escala de la Unión Europea
Para cada ámbito temático de la iniciativa EQUAL, la Comisión organiza una serie de «exámenes temáticos» en los que participan grupos de AD. Los resultados serán públicos y servirán para enriquecer la evaluación de las políticas en el marco de la estrategia europea para el empleo y de los programas comunitarios establecidos en virtud de los artículos 13 (lucha contra la discriminación) y 137 (promoción de la inserción social) del Tratado.
Los países candidatos participan en el debate y en la explotación de esos resultados.
• Una evaluación periódica del valor añadido de EQUAL en relación con los Planes Nacionales de Acción para el empleoLa Comisión establece una base de datos de buenas prácticas de EQUAL sobre la base de las actividades en el marco de la acción 3 y de los datos y la información recabados en las AD.
Los Comités de seguimiento de los objetivos nos 1, 2 y 3 de los Fondos Estructurales tendrán acceso a esa información.
• La organización de foros de debate a nivel de la Unión Europea
Cada año, la plataforma social de las ONG presentes en la Unión Europea participará en un foro de debate propicio al debate y al retorno de información. Además, la Comisión organiza reuniones centradas en cuestiones más concretas, como la transferencia de buenas prácticas a los países candidatos.
El Comité de empleo y el Comité de asistencia a la administración del FSE serán informados regularmente sobre los progresos de la aplicación de EQUAL.
Por otra parte, los prestadores de servicios, elegidos mediante convocatorias de ofertas cuyo importe total no excede del 2 % de la ayuda del FSE, efectúan tareas específicas que contribuyen a la aplicación de EQUAL y que reciben ayuda comunitaria por el 100 % de su coste total.

LOS PROGRAMAS DE INICIATIVA COMUNITARIA
Con arreglo al principio de programación definido en el Reglamento de base sobre los Fondos Estructurales y sobre la base de sus dotaciones financieras indicativas, los Estados miembros presentarán a la Comisión un proyecto de Programa de Iniciativa Comunitaria (PIC) destinado a la aplicación de EQUAL en un plazo de 4 meses a partir de la fecha de publicación de la presente Comunicación en el DO.
Cada PIC, que adopta la forma de un documento único de programación (DOCUP), incluye una descripción detallada de los siguientes elementos: la situación actual en materia de discriminación y de desigualdades en el mercado de trabajo; una evaluación ex ante del impacto esperado sobre la situación socioeconómica a escala local o sectorial; la estrategia de aplicación basada en las prioridades elegidas (con un apartado específico para los solicitantes de asilo) y las actividades de información; la complementariedad entre esta estrategia y el Plan Nacional de Acción, los pactos territoriales para el empleo y otros programas comunitarios; las acciones y los métodos que favorecen la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres; un resumen de las enseñanzas de las iniciativas ADAPT y EMPLEO anteriores; las modalidades de asistencia técnica necesarias para la aplicación del PIC; un plan de financiación indicativo en el que se presente la participación prevista del FSE y la ayuda pública y privada estimada; los procesos de consulta de todos los socios en la toma de decisiones; las modalidades de seguimiento, control y evaluación de la aplicación de EQUAL (convocatorias de propuestas, contratos concedidos a los beneficiarios finales, integración en las políticas o mainstreaming, composición del comité de seguimiento, recogida de datos e indicadores necesarios para una evaluación permanente).
Tras un período de negociación de 5 meses, la Comisión aprueba para cada PIC una decisión en la que confirma la concesión de una ayuda con cargo al FSE.
Posteriormente, cada PIC se completa con un información complementaria.

Recibe nuestros materiales gratuitos

* indicates required

ADVERTENCIA. Todos los materiales, temarios, test… expuestos en esta página han sido enviados por usuarios de la web o de libre acceso. En ningún caso consta que estén protegidos por derechos de propiedad intelectual, puesto que provienen de materiales personales o de páginas gratuitas, en las que no se informaba de tal hecho, y se ofrecían de forma pública. En todo caso, si existe un titular de los derechos intelectuales sobre estos materiales, sobre cuya existencia no hemos sido informados, y desea que sean retirados, basta con que nos informe por medio del correo electrónico.